CIUDAD

Libres: Un “señor” mató a un “sujeto”

Libres: Un “señor” mató a un “sujeto”

Por Gabriel Link

La crónica, tal vez nacida de algún diario capitalino y replicada por buena parte de los portales de noticias locales y provinciales (sin firma y sin cita de fuente), narra un asesinato a sangre fría y por la espalda, de un chico de 17 años que intentaba robar algo de un coche en Paso de los Libres.

El autor cuenta el episodio desde una perspectiva periodístico-policial clásica:

“En horas de la madrugada de este viernes, un ciudadano de 43 años encontró a dos sujetos en su automóvil intentando sustraer objetos del mismo dentro de su propiedad, al sorprenderlos, se dieron a la fuga y este habría efectuado disparos, impactando a uno de los sujetos, quien falleció horas después en el hospital”.

Y continúa: “Ocurrió en una finca ubicada en Av. Newbery, poco antes de las vías del tren, chacra 213, alrededor de las 1.20 horas. Tras conocerse el caso, la policía de la provincia inició una investigación para determinar lo ocurrido. Se pudo saber, que el dueño de la propiedad, Sr. Adolfo Venencio (43), habría declarado que escuchó ruidos y al salir sorprendió a dos sujetos en el interior de su automóvil y cuando intentaron darse a la fuga habría disparado”. 

Es curiosa la utilización de los sustantivos en la redacción de la crónica, el asesino es “ciudadano”, “dueño de la propiedad” y “señor”, el asesinado es un simple “sujeto”. Lo notable es que en solo diez lineas el autor encontró tres sinónimos para identificar al asesino, pero no intentó encontrar uno siquiera para referirse su víctima, quien siempre es mencionado igual, “sujeto”. Más adelante el cronista de la super-replicada nota se atreve a llamarlo “joven”, es cuando cita su edad (17) y su apellido, Monzón.

Lo cierto es que Kevin Monzón tenía 17 años y era persona, chico, joven, muchacho, hijo, seguramente hermano, hasta probablemente fuera padre, Kevin era un ser humano, era un semejante, y ahora es solo un cadáver, un occiso, un difunto, un extinto, un fallecido. Kevin es un muerto.

Kevin está muerto para siempre, tal vez por tonto; está total y absolutamente muerto, tal vez por ser una víctima más del sistema imperante; está irremediable e irreversiblemente muerto, tal vez por ladrón. Kevin está, rotunda, tajante y contundentemente muerto por tratar de robar ¿un estéreo de 1.000 pesos?; ni siquiera por robarlo, no, está definitivamente muerto solo por intentarlo; Kevin está completamente muerto porque se equivocó, está categóricamente muerto porque seguramente nadie se ocupó de darle una oportunidad; Kevin está ciertamente muerto porque probablemente sus papás no pudieron o no supieron darle una vida mejor.

Y como despedida, el cronista de su muerte ni siquiera fue capaz de dedicarle a Kevin dos o tres minutos para pensar algún sinónimo que reemplazara a ese frío “sujeto”. Queda claro que el periodista que escribió esa noticia tiene valores muy sólidos, los asaltados son personas y los asaltantes son subpersonas. Y esa subpersona no valía siquiera la búsqueda de un sinónimo. “Sujeto”, “sujeto” y “sujeto”, tres veces en diez lineas, y “sujeto” a secas. No se animó a “sujeto despreciable”, pero tampoco fue capaz de apiadarse con un “pobre sujeto”. Porque Kevin está muerto, muy muerto, muerto para siempre, irremediablemente muerto.

En la jerga policial un delicuente casi siempre es un “sujeto”, y ese “sujeto” introduce, per se, en la redacción todo lo malo, lo negro, lo sucio; le quita al aludido el derecho a vivir, le otorga al que está del otro lado de la pistola el derecho a matar. ¿Como ponerle “persona”?, los buenos no matan a personas. No, los buenos solo matan a sujetos.

No sería raro encontrar al colega parafraseando por ahí a la diva de los teléfonos en su célebre “el que mata tiene que morir”, incluso podríamos encontrarlo unos pasos más adelante, “el que roba tiene que morir”, pensará probablemente el redactor, pues la redacción de su crónica despertó todo eso en las redes sociales.

El chico de 17 años que murió, evidentemente era un ladrón, pues estaba intentando robar, y cuando vió que no podía hacerlo, y a pesar de que estaba en superioridad numérica eligió no atacar, apenas huyó. Pero el de 43 que le disparó es un asesino, pues vió que el chico huía, le apuntó por la espalda, disparó a la cabeza y lo mató.

Buena parte de la sociedad considera este hecho aberrante como un “acto de justicia”, o hasta de “defensa propia”. El hecho deja algunas preguntas para hacerse, ¿de verdad asesinar es mejor que robar?; ¿de verdad asesinar a los 43 años es menos grave que “intentar” robar un estéreo a los 17?; ¿de verdad la víctima es el vivo y el victimario es el muerto?.

Porque ni siquiera alcanzó a robarlo. En cambio Rolando Adolfo Venencio, un “señor”, para la prensa local, sí logró su cometido, que no era el delito de robar, su objetivo era un delito infinitamente más grave, su objetivo era matar, y lo hizo con absoluta precisión, un tiro en la cabeza que convirtió a Kevin en un simple “sujeto” durante las cuatro horas que se debatió entre la vida y la muerte, y en un cadáver a partir del segundo en que perdió ese debate, y para siempre.

El jefe de la policía local dejó en claro en los medios que el intento de hurto no fue dentro de la vivienda, como aseguraron algunos medios, sino fuera de la misma. Que al verse descubiertos los jóvenes no intentaron atacar al propietario del vehículo sino huir y lo que se investiga es un “homicidio con arma de fuego”.

La colega Viviana Velozo publicó la noticia en su cuenta de Facebook, al cierre de esta nota la publicación tiene más de 350 “me gusta”, fue compartida 107 veces y cuenta con 224 comentarios. Cuesta encontrar uno que lamente la muerte de Kevin.

En las redes también leo que Adolfo Venencio era un “señor”, y además leo que el chico en realidad no era un chico, era una rata, o una rata inmunda “criado por jentuza (sic)”. Pero eso no es todo, el hijo de Omar De Miranda, ex funcionario del SIDE y actual secretario privado del intendente Tarabini considera que no solo el asesinato del chico está bien, no, no se queda ahí, además pide que maten a los papás y a los hermanitos de Kevin.

Y aquí me detengo para preguntarme, ¿quien le enseñó a vivir a ese chico?, y ya no me refiero al chico que intentó robar y fue asesinado a sangre fría y por la espalda. Me refiero al que arenga a matar a más y más personas por el intento de robo de un autoestéreo. La vida de ese chico me genera pena, tanta pena como la que me generan la vida y la muerte de este Kevin y todos los “Kevin” que mueren cada día.

 

 

View Comments (5)

5 Comments

  1. Edgardo Pérez

    14/08/2017 at 8:58 pm

    Extraordinario Gabriel. Hermosa síntesis de una negra historia que quedará pronto en el olvido. La sociedad gira vertiginosamente hacia la derecha. Antes igualaban el derecho a la propiedad con respecto a la vida. Ahora ya pretenden establecer que la primera es muy superior a la segunda. Discépolo nunca imaginó un Cambalache semejante.

  2. Cristina Cabrera Zárate

    15/08/2017 at 6:58 pm

    Quisiera comentar la Nota, pero esta o cualquiera de las otras tiene colgada sobre el texto una publicidad de las DNRPA Y NO DEJA VER EL TEXTO. Tampoco veo el total de lo que estoy escribiendo.

    • ContraPoder

      16/08/2017 at 2:53 am

      Es una cuestión de configuración de tu computadora Cristina, seguramente podrás resolverlo corrigiéndola. Gracias por leernos

  3. Juan B Garrido

    16/08/2017 at 1:57 am

    No es bueno que maten a nadie, así como no es bueno que roben a nadie , esta es la tragedia anunciada o el final del delincuente en estos tiempos, el que mal anda mal acaba, la sociedad esta cansada de ver robos violaciones y todo tipo de delitos con un sistema judicial que fracasa ante los delitos de los menores de edad quienes se sienten impunes al no ser imputables de los delitos.
    En vez de criticar a las personas que escriben los comentarios de “maten a esas ratas” tendrían que ver la situación de tolerancia cero que atraviesa nuestra sociedad,es un termómetro la cantidad de comentarios que se expresan,así exigir a las autoridades su inmediata intervención no con los vecinos sino con los delincuentes para evitar el efecto dominó.

    • ContraPoder

      16/08/2017 at 3:01 am

      Juan, escribiste “tendrían que ver la situación de tolerancia cero que atraviesa nuestra sociedad…” ¿Donde crees que vivimos los que escribimos este portal, en Suiza? Vivimos en la misma ciudad, nos pasan las mismas cosas, apenas pensamos de otro modo, pensamos que una vida vale más que un auto roto o una garrafa menos.
      Los robos que realmente importan no terminan con la vida del ladrón Juan, fijate que solo el presidente pretende robarse 70.000 millones con el Correo, se otorgó una obra para su empresa por otros 45.000 y lo mismo ocurre con todo el gabinete mientras dicen que los ladrones eran los de antes. A ellos no les disparan, les disparan a los pibes que, muertos de hambre, salen a afanar un estéreo. Y generalmente los que les disparan a esos pibes son los mismos que votan a ese presidente para que siga robándose el país y sumiendo a más y más pibes en la miseria para que no les quede otra opción. Fijate, a lo mejor te están mintiendo. Gracias por leernos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CIUDAD

Más en CIUDAD

NI EL PJ NI LA UCR QUIEREN LA PRESIDENCIA: PARA QUÉ BUSCA PETECO LA MAYORÍA EN EL CONCEJO

El que junte siete logrará que el otro se quede con la presidencia

Ascúa sabe que si no "sube" a uno de ECO no va a poder gobernar. Los radicales buscan dividir en dos a Libres. ¿Quien logrará que el otro se quede con la presidencia?.

ADELANTO DE CONTRAPODER: EL GABINETE DE ASCÚA

Es tiempo de Tincho. ¿Y eso cómo será?

El intendente electo asume sin políticos en su gabinete, solo su vice, Marcelo Cuevas, muestra experiencia de gestión. Todo es silencio y dudas en torno al nuevo gobierno

TRAS LA CARTA DE CARRIÓ

Movimientos raros en el Juzgado Federal de Libres hacen pensar en la caída definitiva del pliego de Fresneda

Quedó a cargo de las secretarías penales del juzgado local. También de la investigación de los secretarios de Soto Dávila. ¿Silverstein futuro juez federal de Libres?.

PASO DE LOS LIBRES

Elisa Carrió pidió a la justicia que aparte de su cargo al secretario del Juzgado Federal, José Luis Mora y Araujo

La carta, dirigida a la Justicia Federal de Corrientes solicita que Mora y Araujo, sea apartado de su cargo por su vínculos con bandas de tratantes narcotráficantes.

DEBATE PÚBLICO

Dudas tras doce años de látigo financiero: El periodismo en tiempos de Ascúa

La llegada de Peteco al poder cambió el comportamiento de los periodistas, su chequera convirtió al 90% en alcahuetes. ¿Como será la política comunicacional de "Tincho"?

Matias Carbonell

El Senado de la Nación entregó Mención de Honor a ingeniero libreño

Por iniciativa de la senadora libreña Ana Almirón, el ingeniero electromecánico oriundo de nuestra ciudad, Matias Carbonell obtuvo la mención de Honor de Valor Científico

VACIAMIENTO A CONTRARRELOJ

Tarabini, el hombre que comanda la “Banda en Fuga”

El tipo llegó al poder con cara de buen tipo y fama de buen tipo, pero el tiempo terminó demostrando que el tipo no era un buen tipo, apenas lo sabía disimular.

POR IRREGULARIDADES EN LA CARGA DE DATOS DEL 8 DE OCTUBRE

Corrientes: Denuncia penal contra los responsables del Centro de Cómputos en la elección provincial

La presentación judicial fue realizada por la senadora nacional Ana Almirón, el diputado nacional José Ruíz Aragón, Soledad Mancedo, y el concejal Justo Estoup.

ANTE LOS RUMORES DE "DESMANTELAMIENTO" DEL MUNICIPIO

Yardín y los concejales del PJ presentan proyecto de ordenanza para reglamentar la transición de gobierno

Es para transparentar la transición del gobierno de Paso de los Libres, donde a partir del 10 de diciembre asumirá el comando el peronista Martín Ascúa.

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2017 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite