POLÍTICA

Los cuadernos del pueblo

Los cuadernos del pueblo

Por Débora Mabaires – 

A dos días del asesinato de Ismael Ramírez ocurrido en la localidad de Sáenz Peña , provincia de Chaco, siguen rodando las versiones y las mentiras.

Hoy, por ejemplo, leo que algunos colegas escriben notas muy sentidas, hablando de la familia de Ismael , sus afectos y de su maestra y dicen ” el niño de 13 años asesinado de un balazo en el pecho en el marco de un INTENTO DE SAQUEO en Chaco”.

Como un volcán en ebullición, siento cómo la ira va subiendo desde  mi estómago y se agolpa en mis sienes encendiendo mi cara y nublándome la vista.  Me niego a seguir leyendo cómo en la Capital Federal (llámenla Ciudad autónoma si quieren…) se forja la mentira que mantendrá sometidos a los desclasados, a los que no tienen voz.

¿¿¿Desde nuestra clase más o menos media, más o menos con las necesidades básicas satisfechas, con una computadora a mano, lo único que podemos hacer es replicar la agenda del enemigo???

¿A cuánto estamos de ser nosotros también desclasados y marginales?

Aunque sea por instinto de supervivencia, deberíamos aferrarnos a la verdad como antídoto y bálsamo.

Seguramente, desde el progresismo venal,  es mucho más cómodo escribir usando el titular de Clarín que dijo “intento de saqueo” que el de La Nación, que dijo “murió en un enfrentamiento”.

Pero eso no es lo que pasó.

Para entender un poco qué sucedió en Sáenz Peña, hay que tomarse la molestia de analizar  el contexto.

La localidad, si bien es la 2º más importante de Chaco, es una ciudad de poco más de 96.000 habitantes según el Censo 2010. La quinta  parte de la cantidad de habitantes de Lanús, para que te des una idea … Sáenz Peña es una de las ciudades fundadas por el ejército para consolidar el territorio y la instalación del ferrocarril dio paso a la urbanización allá a principios del siglo XX.  Para financiarlo,  el Estado vendió tierras : las primeras 6 personas fueron Miguel, Juan y Ricardo Vargas Giménez, Pedro Gómez Parra, Angel Rascón y José Ibáñez Castillo.  Como verás, todos españoles, ninguno era QOM. Ni Mocoví. Ni de ninguna otra etnia , por una sencilla razón: no tenían dinero para comprar nada. Siempre habían sido y seguirían siendo hacheros, montaraces, changarines y explotados.

Las cosas cambiaron mucho con el ferrocarril; la ciudad se volvía más próspera, se organizó el municipio, se eligieron concejales (siempre españoles o descendientes) , se organizaron políticamente… Pero lo que no cambió, es la marginalidad de los originarios. No eran tenidos en cuenta más que para ser la mano de obra barata en la cosecha del algodón o como esclavos de La Forestal.

Ellos construían las viviendas, las plazas, barrían las calles, levantaban cosechas, pero en su mayoría nunca iban a tener derechos laborales.

Marginados a ser los pobres entre los pobres, la vida siempre fue para estas poblaciones perisféricas, marginales del “progreso”, un legado de miserias heredadas.

En el barrio obrero, uno de los tantos que rodean a Sáenz Peña, viven los changarines; los tareferos;  los hacheros; los peones rurales golondrina… Los que heredaron pobreza. Los que doblan el lomo de sol a sol para enriquecer a otros mientras ellos subsisten.

Sin sueldo fijo durante las épocas de bonanza; y casi sin ingresos ahora, que las cosechadoras y el glifosato reemplazaron sus brazos; viven de changas y cuando no hay ni eso,  de la asignación familiar o de la jubilación obtenida por moratoria (esa que Dujovne el multimillonario con cuentas en el exterior, llenas de dólares evadidos al fisco, hoy les quiere sacar).

Los colonos tuvieron hijos que siempre corrieron con ventaja. Entonces, cuando se armó el polo termal, ellos tuvieron trabajo dentro del turismo o el rubro gastronómico. Tienen algunas necesidades básicas satisfechas.

A otros les va decididamente bien. Por ejemplo a Orlando Poloseck . Es  dueño de un  supermercado porque su padre es el dueño de varios supermercados. Nada muy rimbombante, acá sería un “autoservicio”, o “un chino”. Los ha ido situando hábilmente en los márgenes de la ciudad , allí donde la pobreza aprieta, y la gente no tiene a dónde ir a comprar, lo que le garantiza que aunque se demoren, las cuentas siempre serán saldadas.

Orlando trabaja mucho. Es un hombre trabajador.
Así le enseñaron sus ancestros. Está orgulloso de su  próspero negocio y hasta tiene la gentileza de fiarle a sus clientes, porque sabe, “siempre pagan”. Para colaborar con ellos, Orlando les retiene las tarjetas de cobro de jubilación o de la asignación por hijo.  Cuando ellos compran, anota en un cuaderno lo que llevaron y cuánto gastaron. Luego, hace el descuento directamente de la tarjeta.

Este sistema, hasta ahora, era “beneficioso” para ambos. Los pobres entre los pobres, podían comprar aunque ya no tuvieran dinero en el banco. Orlando, se aseguraba de cobrar las deudas. El homebanking es impiadoso, no conoce de caras ni de hambre. Y sobre todo, no toma en cuenta las excusas.

El mismo sistema que usan los acreedores externos con Argentina   sobre todo cuando los inescrupulosos gobiernan.

Te doy toda la plata que quieras, asegurate que voy a tener mi ganancia armando una bicicleta financiera y después cobro.

La planilla de Excel como dijo alguno de los buitres del gobierno, es tan impiadosa como el homebanking de Orlando.

Así que esta vez, los buitres más grandes, se están llevando nuestros los dólares del Central, no prestan más dinero porque no vas a poder pagarles, y así, devaluaron la moneda en más del 100% en los últimos dos meses.

El gobierno off shore, además, dolarizó las tarifas, los alimentos y los combustibles. Así que todo aumentó. Transportar la mercadería hasta el supermercado de Orlando cuesta más. La mercadería cuesta más, porque no hay retenciones, entonces, los precios del trigo con el que se hace la harina lo fija el mercado de Chicago en dólares; y los petroleros, habían hecho un magnífico acuerdo con este gobierno por el que en lugar de pagarles los 2 dólares por MMBTU de Gas con los que tendrían cubiertas sus ganancias ( y muy buenas) , les pagamos 7,5 dólares el MMBTU.

Esta megaestafa gubernamental a todos los argentinos es muy parecida a la que Orlando le hacía por centavos,  habitualmente a los jubilados y pobres de su pueblo.
El problema es que esta vez, Orlando quiso pasarse de listo.

Cuando vio el precio al que se estaban yendo las cosas, siguió anotando en la libreta lo que llevaba cada pobre, pero no anotaba el precio. De este modo, cuando descontara de la tarjeta lo que habían llevado, lo haría a precio actualizado.

Orlando hizo esto las últimas dos semanas. El tema es que como las cosas aumentaron tanto, muchos ya no iban a tener cómo pagar con el próximo cobro de jubilación, pensión o AUH lo que estaban llevando. No les iba a alcanzar lo que cobraban.

Un grupo de vecinas a las que ya no les fiaba, hicieron el reclamo en el Super de Orlando a las 16 horas del martes.  La discusión fue subiendo de tono. Orlando no cedió. No iba a poner el precio en el cuadernito , porque no iba a perder plata. Prometieron volver…

En el barrio, se corrió la voz:  no sólo estaban sin crédito en el super: estaban  endeudados, sin saber cuánto deberían pagar después, y además, ya  tenían poco y nada en las alacenas.

Mientras tanto, Orlando, contrata a otros menos pobres que fungen como “guardias de seguridad” para que nadie se anime a “hacerse el loco”. Patovicas.

Una cantidad más importante de gente llega a la puerta del supermercado para pedir que le devuelvan  las tarjetas de AUH o de jubilación para evitar la maniobra de endeudarlos más aún.
Orlando llama a la policía al ver la cantidad de gente reunida. Dice que vienen a saquear el supermercado.  Y como en los últimos días, los medios de difusión masiva repitieron una y otra vez las imágenes de saqueos en supermercados de Comodoro Rivadavia, la policía va dispuesta a impedir que eso suceda.

El caldero del Diablo brulle.

Satán pincha su cola y en medio del griterío, alguien dispara un arma.

La vida de un nene de 13 años se escapó por el agujero que hizo una bala que según los peritos no se puede identificar, lo que no quiere decir que fuera de un arma tumbera.  Una bala 9 milímetros , hace un agujero del tamaño de 1 centímetro, compatible con el que tiene el cuerpito de Ismael. Pero si la bala pegó en otro lugar primero y se deformó antes de llegar hasta ahí, la bala sería inidentificable.

Rápidamente, los patovicas y la Pato Bullrich, salieron a protegerse entre sí. “Arma tumbera”. “Saqueos” y el servicio de trolls estatales, esos que no figuran en ningún organigrama pero que se llevan entre 250 y 300 sueldos bien comidos, salieron a las redes sociales a hacer su trabajo de gato: tapar la cagada con piedras.
Entonces inventaron un Ismael que no existe: un chico posando en Facebook con un arma, que vive en Sáenz Peña. Tiene tatuajes, y pone cara de malo en las fotos. Se llama Uriel,  pero a quién le importa! Uriel , Ismael… da igual. Reprodujeron hasta el hartazgo.

Vimos a un abogado, Yamil Santoro, justificar que alguien del supermercado pudo dispararle al niño porque estaba siendo saqueado y según él, si alguien te roba el derecho te asiste y es legítima defensa.  Un mensaje peligroso, sumamente violento y más, perteneciendo a un gobierno que todos los días le mete la mano en el bolsillo a 40 millones de habitantes.  Yamil Santoro, es candidato de Macri para el Consejo de la Magistratura.
Yamil Santoro, antes de ser del PRO y cobrar un sueldo como funcionario, era del partido de Patricia Bullrich, Unión por Todos…

El genocida diario La Nación, tituló  que Ismael , el niño, murió en un “enfrentamiento por los saqueos”.

El mensaje que van bajando, desde que llegaron, es “la propiedad privada es más valiosa que la vida” y dicen sin tapujos, que van a usar las armas para “defender” sus privilegios de clase.

Los 1.118 km que separan Buenos Aires de Sáenz Peña , Chaco, se pierden en el discurso que iguala el salvajismo de un capitalismo que excedió todos los límites.  Y a la vez, se hacen bien presentes en la brutalidad de la chaqueña Elisa Carrió, diputada nacional por Buenos Aires ;  que ese mismo día, decía ante otros clasistas, blanquitos y bien comidos, que a ella las crisis la divierten porque le generan adrenalina.

La clase dirigente sigue viendo cómo los de abajo estamos jugando a los juegos del Hambre.

Carrió, siempre vivió del estado. Cuando era funcionaria judicial, en plena dictadura, encubrió la masacre de Margarita Belén, un crimen  perpetrado para exterminar a los campesinos que trataban de organizarse políticamente para evitar ser esclavizados en los campos y que los poderosos siguieran aplastándolos.  El padre de Elisa Carrió, un dirigente radical que había heredado una estación de servicio en Quitilipi; se constituyó en el proveedor del combustible del 2º Cuerpo del Ejército. Es decir, le vendía el combustible a los militares que secuestraban, torturaban y mataban en Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa y Santa Fe. El señor Carrió, pasaba los vales de las cargas de combustible a  YPF y la empresa estatal le pagaba a 30 o 60 días… El Señor Carrió, hacía lo mismo que Orlando, el del supermercado de Sáenz Peña: en lugar de pasar 100 litros, pasaba 150.  Orlando lo hace para que no se lo coma la inflacion.

Carrió lo hacía de chorro, mientras su esposa cobraba un sueldo estatal como secretaria de educación de la provincia de Chaco.
Madre e hija vendieron sus cuerpos y sus almas para enriquecerse.

Así fue como la familia Carrió hizo la diferencia económica que más tarde le permitió financiar la carrera política de Elisa  que en ese momento, encubría la Masacre.
Para ella , las crisis, no sólo son divertidas.
Ella y su familia, en cada crisis política, económica y social de nuestro país, se enriqueció asquerosamente.

El gran culo chaqueño de la diputada, viene aplastando generaciones de argentinos desde hace por lo menos, 45 años.
Los grandes medios masivos de difusión, creadores  de estos monstruos, son a su vez, beneficiarios de estas políticas de hambre: ellos también se enriquecen extorsionando a los políticos corruptos y tirando de la cuerda de sus marionetas de turno para conseguir satélites, red de fibra óptica, diarios, fábricas de papel, radios y canales de televisión.

Por eso, La Nación, titula “enfrentamiento” y Clarín insiste en que son “saqueos”. ¿Cómo te contarían la verdad sin explicarte su complicidad? ¿Podrían investigar esto sin salpicar a su protegida?

¿Podrían hablar de saqueos sin decir quién saquea a quién?

Facebook la empresa de los buitres, bloqueó rápidamente la cuenta de la periodista Liliana López Foresi por haber escrito una carta increpando a la crápula Carrió por sus dichos. Censura explícita. Pero no bloqueó ni una de las cuentas trolls del gobierno ni de odiadores que reprodujeron hasta el hartazgo un perfil de un chico posando con un arma, llamado Uriel, morocho, con tatuajes y que posa con cara de malo y al que hacían pasar por Ismael, la víctima, para  hostilizar a su familia y amigos, al tiempo que justificaban el asesinato de un menor.

Te hablan desde el poder judicial y los medios de difusión , de cuadernos inexistentes, con espectacularidad, para justificar las violaciones al Estado de Derecho, para justificar esa nueva “doctrina”  con la que te van a encarcelar o disparar cuando protestes en las calles.

Te hablan de esos cuadernos inexistentes para no hablar de los cuadernos de Orlando y de los miles de cuadernos de pibes que no tienen clase en la provincia de Buenos Aires porque sus escuelas están cerradas hace meses, o los que quedaron sin atención médica en todo el país. Niños usados como carne de cañón de un sistema perverso donde el rico será cada día más rico a costa de que el pobre sea cada día más pobre.

Niños cuyas vidas serán entregadas en el altar de sacrificio erigido por una sociedad que elige entregar su mirada a  la televisión antes que a la realidad.

Los ojos de Ismael, ya no miran. Pero interpelan.

La bala que le quita la vida a Ismael Ramírez, fue forjada en el crisol de la injusticia social y la mentira.

Está en los medios, en el Congreso, en tu barrio, odiando con más ahínco al pobre porque la violencia ejercida contra el más débil los hace sentir poderosos. Buscan la complicidad del titular del diario, del locutor de radio, del comentarista de Tv.  Necesitan en tiempos oscuros, sentir que algo los hace brillar, aunque más no sea, el odio al desprotegido.

El caldero brulle.
En los cuadernos del pueblo, siempre se escribe con sangre. Y los pobres “siempre pagan”.

Hay que andar con mucho cuidado en estos tiempos.
Satán ronda las almas nobles, porque es de ellas de las que aún puede tomar algo, las otras ya le pertenecen.

Ver comentarios (1)

1 Comment

  1. ede

    06/09/2018 at 2:53 pm

    Gabriel: excelente informe, realmente muy bueno, y sobre todo, anoticiandonos de la VERDAD. Aparte de deslindar muchas dudas, es valiosa en si, reitero, por la explicación de raiz para quienes no conocemos de los enredos locales, un poco por desidia, y ademas, (me culpo) porque parece importarnos solo lo que tenemos cerca. Por eso cuando escuchamos alguna mala noticia, preguntamos y.. donde fue eso? … como si la lejania, como si la distancia de nosotros la hiciera menos grave, como si la muerte, la crueldad, el dolor de otro no fuera igual si no lo conocemos. Es terrible, pero hay culpables y ojalá paguen, de la manera que corresponde.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

POLÍTICA

Más en POLÍTICA

RICARDO SE RELAME, HERNÁN SE RETUERCE EN LA TUMBA

“Camau” le entregó su escasa dignidad a Colombi: Fresneda ya tiene acuerdo de comisión

El dictamen de la comisión tiene la firma de ambos senadores correntinos. Ana Almirón resiste en soledad. El pleno lo tratará el próximo miércoles 21 de noviembre.

en la pelea por el concejo de la magistratura

La inteligencia por sobre la interna: El PJ se unió y doblegó a Cambiemos

La mayoría de los bloques de extracción peronista concretaron una jugada de ajedrez para quedarse con la mayoría del órgano que nombra y remueve a los jueces.

CARTA ABIERTA AL SENADOR ESPÍNOLA

En primera persona: “¿Cuanto vale tu voto Camau?”

Por Gabriel Link - De secretario de Estado de Cristina a negador serial de la ex presidenta; de candidato del PJ a felpudo del radicalismo. ¿Cuanto vale Camau Espínola?

ahora "la culpa" es de los biocombustibles

¿Subió el dólar? No, ¿vuelven a subir la naftas? Sí, 8%

Macri autorizó una suba de hasta 8% en los biocombustibles. Las petroleras deben cortar el gasoil con un 10% de biodiésel y las naftas con al menos un 12% de bioetanol.

Hasta anoche ya había trece detenidos

Ahora Bullrich salió a cazar anarquistas

Los primeros detenidos fueron Marco Viola, por el artefacto en la casa de Bonadio, y Anahí Salcedo y Hugo Rodríguez, por el episodio en la Recoleta. 

presiones sobre la justicia

Objetivo Moyano preso: Macri mandó a la AFI para presionar al juez Carzoglio

El juez Luis Carzoglio reveló que dos agentes de la AFI, en representación del Gobierno, lo presionaron para que metiera preso al líder camionero.

Intervino Peteco y ya no son tan libres

Confirmado: Era todo “sarasa” y los Radicales Libres volvieron al nido

No habrá interna en la UCR: Tras una muy evidente puja de poder Susana Espinoza depuso las armas, como era previsible, con un cargo para ella y otro para Edgardo Vischi.

el gobierno obtuvo su presupuesto

Cristina: “Ninguno de los que estamos acá tenemos autoridad moral para decirle al Pueblo que se siga sacrificando”

Señaló que "el déficit fiscal puede ser una herramienta contracíclica en épocas de crísis", y "por eso la economía más importante del mundo tiene el déficit más grande"

al servicio de magnetto

Más arrastrado que nunca: Bossio presentó una ley para desregularle la venta de papel de diario a Clarín

Papel Prensa ya no tendrá que garantizar la provisión para los diarios locales ni tendrá precios regulados por el Estado. El proyecto fue bautizado "Ley Sanguchito".

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2017 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite