JUDICIALES

El sicario judicial

El sicario judicial

Por Atilio Boron – 

La apresurada designación del Juez Sergio Moro como Ministro de Justicia de Brasil quedará registrada en la historia como el caso paradigmático, por su desvergüenza rayana en lo obsceno, de la emergencia de un siniestro actor en la siempre acosada democracia latinoamericana: el “Sicario Judicial”.  A diferencia de sus predecesores que aniquilan a sus víctimas físicamente, el sicario judicial como su colega económico, de más antigua data (como lo demuestra el conocido libro de John Perkins, Confesiones de un sicario económico), los elimina utilizando un arma más silenciosa y casi invisible a los ojos de sus contemporáneos: el “lawfare”. Esto es: la utilización arbitraria y tergiversada del derecho para violar los principios y procedimientos establecidos por el debido proceso con el objeto de inhabilitar –por la cárcel o el exilio- a quien, por algún motivo, se constituye en una figura molesta para las clases dominantes o el imperialismo.

El sicario judicial personifica el proceso de putrefacción de la justicia de un país, desnudando impúdicamente su carácter de clase y su abyecta sumisión a las órdenes de los poderosos. Por extensión, revela asimismo la degradación de la vida democrática que tolera el accionar de estos delincuentes. Cómo el pistolero, el sicario judicial actúa por encargo. Se trata de un “killer” de nuevo tipo que gracias a su posición en la estructura del poder judicial puede disponer a su antojo de la vida y la hacienda de sus víctimas, para lo cual  viola con total impunidad no sólo la letra sino también el espíritu de las leyes, torciendo premisas jurídicas fundamentales (la presunción de inocencia, por ejemplo) y enviando a la cárcel a aquellos sin necesidad de contar con pruebas fehacientes. Y al igual que sus tenebrosos precursores de pistola y explosivos actúa bajo un manto de protección que le garantiza no sólo que sus delitos permanecerán impunes sino que sus “asesinatos civiles” serán ensalzados como ejemplos luminosos del respeto a la ley y las instituciones de la república. Para perpetrar sus crímenes necesita estar amparado por la complicidad de todo el poder judicial. Jueces, fiscales y los consejos de la magistratura cierran sus ojos ante sus actos y la gran prensa hegemónica, imprescindible cómplice del malhechor, lo eleva a las alturas de una figura ejemplar. Su renombre reposa en las espectacularidad de sus intervenciones, casi siempre a partir de datos y pistas procedentes de los organismos de inteligencia de Estados Unidos o de sus estrados judiciales y selectivamente dirigidas en contra de quienes, presuntamente, son enemigos del orden social vigente. Sergio Moro, fue un asiduo alumno de los cursos de “buenas prácticas” que hace décadas Washington organiza para educar a jueces y fiscales en la correcta administración de justicia. Una de las cosas que aprendió fue sacar de la carrera electoral a un líder popular y crear las condiciones para posibilitar la demolición de una construcción política moderadamente reformista pero que, aún así, suscitaba el intenso repudio del imperio. Este nuevo y desafortunado actor político que irrumpe en la escena latinoamericana no dispara balas sino sentencias; no mata pero condena, encarcela e instaura un fraude electoral gigantesco porque, como se decía en Brasil, “sin Lula la elección es fraude”. Y así fue. Como todo sicario trabaja por encargo y recibe magníficas recompensas por su deleznable labor. En el caso que nos ocupa, su escandalosa violación del derecho fue retribuida por su mandante con el Ministerio de Justicia, y desde allí seguramente organizará nuevas cacerías para producir la “limpieza” política y social que prometiera el energúmeno que a partir del año próximo será presidente de Brasil. Con su designación los alcances de la conspiración para evitar, a cualquier precio, el retorno de Lula al gobierno queda en evidencia. La irrupción de este nuevo actor  obliga acuñar una nueva –y ominosa- categoría para el análisis político: el sicario judicial, tanto o más dañino que los demás. Sería un grave error pensar que lo de Moro es una manifestación exótica de la política brasileña. El huevo de la serpiente, dentro del cual madura este siniestro personaje, ya se advierte claramente en Argentina, Ecuador, Bolivia y Paraguay.

Dejá tu opinión

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

JUDICIALES

Más en JUDICIALES

Guatavo prellezo

El asesino de José Luis Cabezas fue matriculado como abogado

El Colegio Público de Abogados de la Capital Federal le otorgó la matrícula profesional a Gustavo Daniel Prellezo, en Libertad Condicional desde diciembre de 2017.

lo definió la cámara federal

A pesar de la protección de Macri Aída Ayala está cada vez más cerca de la cárcel

La Justicia ratificó la prisión por lavado de dinero y negociaciones incompatibles con la función pública. Consideran que la ex intendenta puede obstruir la investigación

tolerancia cero

Bullrich confirmó la modificación del régimen penal juvenil

La ministra de Seguridad anticipó que el proyecto será tratado durante las sesiones extraordinarias. La idea del Gobierno es llevar a 15 años la edad de imputabilidad. 

Lo que no le dieron a Timerman

La Justicia suspendió la declaración de Franco Macri por su salud

Los médicos fueron hasta la casa del padre del Presidente y le diagnosticaron “deterioro cognitivo”, por lo que indicaron que no está en condiciones de declarar.

martirios a plena luz del día

Bullrich legaliza la tortura: “El uso de las Taser es una decisión que está tomada”

La profundización de la política represiva del gobierno suma un nuevo paso con la incorporación de las pistolas eléctricas al armamento de las fuerzas de seguridad.

opinión

Roland Noble también reivindicó la inocencia de Timerman

Tras conocerse la noticia de su fallecimiento, el ex jefe de Interpol, dedicó un hilo de tuits, defendiendo al ex canciller de sus acusaciones por el Memorándum.

opinión

El Juez Rafecas, quien lo investigó en la instrucción, lamentó la muerte de Timerman

Conciente de la inocencia de su investigado, el magistrado que instruyó la causa por el Memorándum de Entendimiento con Irán reclamó que se inicie rápido el juicio oral.

más decretos para perseguir

Macri nombró a un juez propio en la sala de Casación que debe definir si Boudou vuelve a prisión

El Presidente completó por decreto la Sala IV de Casación Penal que tiene como primer tema a tratar el estatus judicial de todos los condenados por la causa Ciccone.

Casación anuló el pedido de prisión de Aída Ayala

No hay preventivas para oficialistas

La sala que componen Hornos y Gemignani confirmó el procesamiento de Aída Ayala por graves delitos, pero anuló el pedido de prisión por considerarlo "arbitrario".

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2017 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite