ECONOMÍA

El bono cubrirá apenas el 6,6% de lo perdido y sólo lo recibiría 1/3 de los trabajadores

El bono cubrirá apenas el 6,6% de lo perdido y sólo lo recibiría 1/3 de los trabajadores
Avatar

Por Alfonso de Villalobos – 

El salario promedio de todos los trabajadores del país llega a los $ 19.734. La pérdida promedio del poder adquisitivo durante 2018, proyectando una inflación del 47,5% hasta diciembre, se traducirá en una resignación promedio de $ 75.186 acumulados durante el año, según un estudio del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPPYP) dirigido por el economista de la CTA, Claudio Lozano.

Así las cosas, el bono que el gobierno formalizará mañana mediante un decreto representa apenas un 6,6% de lo que, en promedio, los asalariados perderán como resultado de la inflación durante 2018. Para el caso de los trabajadores registrados del sector privado, el bono equivale a un 8,7% de los $ 57.470 que, por el mismo motivo, perderán en 2018.

El borrador del decreto fue acercado a los dirigentes de la CGT con el propósito de que dejaran sin efecto el quinto paro nacional contra el gobierno de Mauricio Macri. El Consejo Directivo efectivamente resolvió suspender la medida a pesar de que, según lo dispuesto en el borrador, el bono de $ 5000 no sólo no recompone el salario (son dos cuotas por única vez) y cubre un ínfima parte de lo perdido, sino que además limita sensiblemente la cantidad de los potenciales beneficiarios. Es que la letra del decreto indica que serán excluidos los 3,2 millones de trabajadores del sector público nacional, provincial y municipal; los 490 mil empleados de casas particulares y los 323,5 mil empleados rurales registrados. El beneficio, claro, tampoco alcanzará a los casi 2 millones de monotributistas y autónomos, ni a los alrededor de 4 millones de trabajadores no registrados. Tampoco, por supuesto, a los casi dos millones de desocupados.

De los 6,2 millones de asalariados del sector privado  posiblemente habrá que descontar, además de esos 323,5 mil trabajadores rurales registrados (de un total de más de un millón), los 420 mil trabajadores de la enseñanza cuyos haberes van asociados a los de los docentes públicos explícitamente excluidos. Así las cosas, de un total de 16,4 millones de asalariados, apenas el 33% podría aspirar a recibir el bono. Si se incluyeran los desocupados, el porcentaje cae a 29 por ciento.

Pero además, el borrador del decreto incluye una serie de artículos que, en rigor, podrían llevar a los beneficiarios a una cifra marginal. Por caso, el artículo 3 señala que “las partes (…) podrán adecuar la implementación de lo dispuesto en el presente decreto en materia de plazos y montos para aquellos sectores que se encuentren especialmente en crisis o en declinación productiva”. Tomando en cuenta el Estimador Mensual Industrial (EMI) del mes de septiembre, publicado el martes, que arrojó un retroceso interanual del 11,5% y que acumula cinco meses consecutivos de caídas, resulta fácil predecir que una parte importante del sector privado podría alegar “declinación productiva” para negarse a otorgar el paliativo.

La manufactura explica 1,16 millones de empleos. El vicepresidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, ya adelantó que el 60% de la industria tendrá dificultades para cumplir con la disposición. El sector de Comercio, que genera 1,17 millones de puestos de trabajo, podría alegar la caída del consumo de un 9,2% registrada por CAME en septiembre para eludir el pago del bono. Lo mismo el sector inmobiliario, que en septiembre anunció un retroceso del 41,2% en las escrituras y explica gran parte de los 832,5 mil empleos incluidos el rubro de “actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler”. Incluso la construcción, que emplea formalmente 456,3 mil trabajadores, podría hacer alusión a la caída del 4,2% registrada en septiembre.

En rigor, y en un contexto recesivo, son contados los sectores que no serían capaces de encontrar algún indicador para intentar negar el bono a sus empleados.

Pero además, en su artículo 4, el decreto sostiene que aquellos sectores que “hubieran pactado un incremento sobre los ingresos de los trabajadores en concepto de revisión salarial de la pauta oportunamente acordada podrán compensar aquel aumento con la suma total de la asignación establecida en el artículo 1 hasta su concurrencia, salvo que acuerden la no absorción”. De este modo, como el artículo ni siquiera fija un piso de esa revisión, las patronales bancarias, del transporte de personas y bienes, la construcción, petroleros, comercio, de estaciones de servicio, entre varias otras, podrán hacer uso de ese artículo para que el bono sea absorbido incluso con revisiones que llevan las subas al 25 por ciento. El mismo artículo contempla la posibilidad de que la suma sea considerada como parte de los futuros aumentos que se acuerden en las revisiones aún no realizadas. Con ese panorama, la aplicación concreta del bono dependerá, en gran parte, de las eventuales discusiones sectoriales.

En sus fundamentos, el decreto sostiene que el propósito es que “se mantengan los estándares adquisitivos de las remuneraciones”. Sin embargo, ese objetivo se ve desmentido por el hecho de  tratarse de un pago por única vez que, una vez percibido, dejará los salarios en los niveles previos.

Lo que logró la disposición fue desactivar la medida gremial. “Nunca dijimos oficialmente que íbamos a hacer paro. Prefiero que los trabajadores tengamos 5000 pesos más. Tenemos todo el tiempo del mundo para hacer paro”, dijo Carlos Acuña, uno de los dos secretarios generales de la CGT, a Radio con Vos.

El sindicato de la Alimentación, liderado por Rodolfo Daer, hermano del dirigente de la CGT Héctor Daer, se declaró en estado de alerta y movilización por la suspensión unilateral de la reunión pautada para revisar su acuerdo salarial una vez que se conoció la intención de fijar el pago del bono. Es un ejemplo concreto del propósito político que esconde el acuerdo: evitar el paro y también desactivar el proceso de revisiones en curso, colocando una referencia que oficie de techo para esas discusiones.

Dejá tu opinión

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ECONOMÍA

Más en ECONOMÍA

variadito

El equipo económico de Alberto Fernández

La lista incluye a Guillermo Nielsen, Matías Kulfas, Cecilia Todesca, y varios ex funcionarios de Kicillof como Alvarez Agis, Augusto Costa y Paula Español.

economía sin rumbo

Bolsa hacia abajo, dólar y Riesgo País hacia arriba

Como ocurre habitualmente en esta etapa argentina todos los índices que deberían subir bajan, y los que deberían bajar suben. Hoy fueron factores externos, ¿mañana?

corrupción "y" mala praxis

ANSES perdió más de U$S 20.000 millones del fondo de los jubilados en solo un año

El organismo previsional hizo disminuir el FGS en un 30% hasta octubre de 2018. La falta de coberturas, el uso político del fondo y los malos negocios, entre las razones.

opinión

Álvarez Agis: “Los empresarios escuchan a Cristina por el fracaso del modelo y por los votos”

Tras la presentación de Sinceramente en la Feria del Libro, el ex viceministro de Economía Emanuel Álvarez Agis, analizó la crisis social y económica.

inflación imparable

Los precios subieron en promedio 4,6% en abril

El dato surge del relevamiento realizado por el Instituto Estadístico de los Trabajadores de la UMET. Sólo en el primer cuatrimestre la inflación trepa a 16,2%.

sin techo

El dólar se volvió a disparar a pesar del nuevo récord en las tasas

La divisa superó los $46,00 aunque el Banco Central volvió a aumentar la tasa de las Leliq en 14 puntos básicos, al finalizar la jornada en un nuevo récord de 74,07%.

pesada herencia

El Gobierno violó leyes para firmar el préstamo con el FMI

Además de no someter el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional al escrutinio del Congreso, el Ejecutivo no siguió el protocolo interno para emitir deuda.

¿insertados en el mundo?

The Financial Times advierte por el riesgo de default: “En el borde”

El diario británico dedicó otro artículo a la crisis Argentina. Asegura que Macri falla en varios frentes, marca la inflación récord y la moneda cada vez más volátil.

¿Se viene el estallido?

Los “mercados” no creen en “Pactos de caballeros”

Los inversores perdieron la confianza en el equipo económico y vendieron sus papeles argentinos. Volaron el dólar y el Riesgo País, y se hundieron las acciones.

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2017 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite