POLÍTICA

Alberto Fernández: “No hay nada más destructivo que el macrismo en el poder” (VIDEO)

Alberto Fernández: “No hay nada más destructivo que el macrismo en el poder” (VIDEO)
Avatar

Por Nora Veiras y Mario Wainfeld – 

 

Alberto Fernández recibe a PáginaI12 en su departamento de Puerto Madero. Luce sereno, tanto que llama la atención. Se concentra en el reportaje, no toma agua ni café, no desvía la mirada hacia el aparato de televisión encendido aunque silenciado. Acepta tranquilo los módicos pedidos de los fotógrafos. Sonríe, contesta como si no pensara, recurso propio de quien está habituado a los reportajes. Mientras cae la noche del sábado asume fuera de micrófono que durmió poco pero no apura la conversación ni la despedida. Se emociona en algún momento, cuando se le pregunta si se emocionó. Para un espectador distraído parecería más un dirigente que analiza la movida de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner que el candidato que nadie esperaba, ni siquiera él mismo.

 

-Parece que el orden de los factores altera el producto ¿no?

-Parece que para muchos ha sido así. La realidad ha sido una cosa sorpresiva. Cristina tenía todas las condiciones para llegar a la presidencia y para competir y decidió acompañarme. La verdad que habla muy bien de Cristina.

-¿Por qué habla tan bien de Cristina?

-No siempre en la historia se dan casos de alguien que puede llegar al poder deje ese lugar en este caso en favor mío. La concibo como un hecho generoso para servir al conjunto. Había muchos motivos para que ella siguiera y prefiere dejarle el lugar a otro porque piensa que puede ser mejor para el proceso colectivo.

-¿Lo hubieras hecho en su lugar?

-Francamente no lo sé. Tengo siempre un espíritu constructivo, concibo a la política como un acto de  construcción permanente, siempre me postergué. No hice nada por ser candidato. Cuando empecé toda mi tarea de tratar de unir las partes, me autoimpuse la idea de no ser candidato para poder hablarle a todos de la importancia de la unidad y que nadie piense que quería ser yo. Había muchos motivos por los cuales Cristina podía pensar en volver. Cristina postergó todo y cuando todos le decían y todos me decían ‘esta idea de la Cristina cambiada que vos propones es falsa’. La verdad es que Cristina se cansó de dar pruebas de que hay otra Cristina que no es una Cristina con nuevas convicciones es una Cristina, más madura. Una Cristina a quien las cosas que han ocurrido en los últimos años le fueron templando su espíritu y hoy le permiten tomar distancia muchas veces las decisiones inmediatas y tomar una mejor decisión. No digo que yo haya sido la mejor decisión porque sería muy, muy loco de mi parte. Pero sí digo –como me lo dijo– que creía que en el tiempo que venía yo, que tenía un mejor diálogo con muchos sectores, podía ayudar más que ella al frente de la fórmula. Si ella me hubiera dicho que la acompañe en la fórmula le hubiera dicho que sí encantado, pero nunca me lo planteó. Me lo planteó en estos términos.

-Hace un tiempo decías que sin Cristina no se puede y que con Cristina sola no alcanza que había que buscar algo así como el eslabón perdido entre el peronismo y el kirchnerismo ¿vos sos ese eslabón perdido de alguna forma?

-No lo sé, francamente no lo sé. Lo que vi en este año, que fue una de las cosas que me llamó la atención de Cristina, es que es la única política que en el último año ha crecido sostenidamente día a día en las encuestas. Yo no estaba en competencia y yo creo que la selección tiene que ver con que ella pensó que yo podía ser en esta instancia. Para mí es una inmensa tranquilidad que Cristina esté en la fórmula porque Cristina es el centro de la política argentina. Todas estas ideas de sacarla del escenario político me parecieron delirantes porque nada hubiera sido gobernable sin Cristina en el centro de la decisión también.

-¿Cuando te reeconstraste con ella?

-En diciembre del 2017. Pasaron nueve años sin vernos, casi 10, ese tiempo hizo que el reencuentro haya sido un reencuentro donde recuperamos la amistad que habíamos tenido, el afecto, donde saldamos todo lo que nos cuestionamos, lo que nos permite trabajar con mucha confianza el uno con el otro. Me emocionó mucho, mucho, el ofrecimiento de Cristina. La conocí casi antes que a Néstor y tejí un vínculo de amistad, después el cariño que tuve con Néstor fue inconmensurable. Tanto fue así que los pingüinos me decían que yo era un Cristino. Me pasó lo que le pasa a muchos argentinos, que se pelearon entre amigos porque la política no los ponía de acuerdo. La diferencia es que era una discusión entre una presidente y un jefe de gabinete que eran amigos, pero teníamos los dos esa envergadura institucional. Fue muy cruel lo que nos pasó. Yo no la pasé bien estos casi diez años, pero el reencuentro fue enorme. Todos hicieron la lectura del reencuentro político y nadie hizo la lectura del reencuentro humano. Eso es lo que más valoro y me encantó ayudarla en este tiempo a salir del lugar en la que la estaban poniendo. Hoy (por ayer) volví a hablar con ella después de ver el video y me volví a emocionar y sólo le dije ‘Gracias, gracias por la amistad que pudimos recomponer’.

-Además del desacomodamiento y la estupefacción del oficialismo, salió HernánLombardi a decir que esto era volver a Cámpora al gobierno Perón al poder, lo cual terminó en la dictadura. Después el presidente Macri consideró que la fórmula de ustedes sería volver a la autodestrucción del país…

-Lo que Macri dice es pueril porque nada es más destructivo para la Argentina que el macrismo en el poder. Lombardi habla con la superficialidad que hablaba cuando era parte del grupo sushi, no le asigno importancia sinceramente. Ni Cristina es Perón ni yo soy Cámpora y además Cristina lo sabe porque un día renuncié y estuve diez años confrontando políticamente. Lo que a muchos les cuesta entender es que dos personas que se aprecian y se valoran y se respetan un día pueden encontrar un punto de acuerdo para trabajar juntos como trabajaron años antes. Que Cristina me acompañe a mí me da mucha fuerza. Estoy seguro que nada de lo que tenga que hacer va a entrar en contradicción con Cristina, nada porque sé cómo piensa, todo lo demás son fantasmas que van a levantar. Soy el mismo Alberto Fernández que elogiaban cuando yo la cuestionaba a Cristina y que ahora que me acerco a Cristina me han convertido en un demonio para ellos pero no es mi problema. Es un problema de ellos que deben resolver con un psicólogo.

-Una vez que Cristina te confirmó, ¿con quién lo hablaste?

-Con nadie porque hicimos un pacto de silencio con Cristina y nos dijimos que la cosa muriera en nosotros dos porque esto ocurrió un miércoles a la tarde y la idea de Cristina era hacerlo, como lo hizo, el sábado. Y teníamos que pasar ese jueves y ese viernes en silencio. Fueron dos días larguísimos para ver además donde me sentía muy mal con muchos amigos y muchos compañeros porque me hablaban y yo les tenía que hablar como si nada iba a pasar y estaban pasando cosas, diría Macri.

-¿Dudaste?

-Yo le contesté en el acto que estaba dispuesto pero le pedí que lo piense, que ella lo pensara. Le dije que estaban dadas todas las condiciones para que ella lo sea. Le dije ‘Hicimos un trabajo durante todo este año y medio que te volvió a poner en carrera’ y tuvo una respuesta que me gustó mucho, me dijo: ‘Es todo ese trabajo que hicimos lo que me da la libertad de hacer lo que estoy haciendo’. Y me dejó un poco sin argumentos pero aún así le dije ‘pensalo’. El jueves nos vimos y le pedí que vuelva a pensar y me dijo: ‘Ya lo hablamos’, como diciendo cuántas veces querés que lo hablemos. Ayer a la noche (por el viernes) me invitó a su casa y me mostró lo que iba a decir.

-A partir del anuncio, Felipe Solá y Agustin Rossi se mostraron satisfechos y bajaron sus precandidaturas, Daniel Scioli sigue en carrera ¿cómo lo analizás?

-Me parece absolutamente legítimo que él quiera hacerlo. Le tengo un gran cariño a Daniel, le tengo mucho respeto y somos amigos más allá de esto. Daniel sabe además que no estaba en mis planes competir con él.

-El que salió muy crítico fue Eduardo Duhalde quien dijo que esto era como el cajón de Herminio Iglesias

-¿Eso dijo? ¡Qué impactante! No importa, yo le tengo un gran aprecio y creo que la historia le tiene un lugar de privilegio por la forma en que apagó el incendio en el año 2002 y seguramente no tendrá una página por lo que acaba de decir.

-¿Quiénes te llamaron para decirte ‘Me alegro mucho’?

-Me llamaron muchos y la verdad es que creo que muchos me hablaron francamente, honestamente, contentos, con alegría. Gente de la prensa, gente de la política. Hablé con José Luis Gioja hablé con Martín Insaurralde hablé con Katopodis. Los gobernadores salieran casi uno tras otro a explicar que estaba bien que querían acompañar la decisión y celebré verlos a Juan Manzur, celebré verlo a Gustavo Bordet, a Rosana Bertone, a Domingo Peppo de Chaco, a Sergio Casas de La Rioja, a Gerardo Zamora de Santiago del Estero. Todos estos dirigentes no estaban con nosotros y hoy están. A mí todo eso me pone muy contento y me da una gran tranquilidad.

-Hablando de recomponer ¿qué va a pasar con Sergio Massa?

-Tengo muy buen trato con Sergio y le tengo afecto. La decisión es de Sergio, le hemos abierto todas las puertas para que venga, para que participe, para que si quiere unas PASO, venga y tengo el íntimo deseo de que eso ocurra. Nos intercambiamos unos whatsapp pero porque mi teléfono no paraba. Espero poder hablar mañana (por hoy).

-¿Y Roberto Lavagna?

-Con Lavagna hace muchos años que no hablo. Me da la sensación que ése es un no espacio. El crecimiento de Cristina está directamente relacionado a que la gente está decidiendo si seguir con Macri o generar una oposición. Y la opositora es Cristina, como es una cosa bipartida los espacios del medio desaparecen. Me parece que a Lavagna que es un hombre muy preparado, muy capaz, le va a costar muchísimo poder llegar.

-¿Juan Schiaretti podría llegar a estar en este espacio?

-Pero quien razonablemente no quiere que el peronismo cordobés no esté con nosotros.

-Y… hay varios.

-Sería un enorme error político. Schiaretti ganó la elección de manera enorme, una elección que él se ocupó de provincializar, hay muchos votantes de Cristina que lo votaron, básicamente porque es un muy buen gobernador. Tengo amistad con muchos de los cordobeses que han hecho este peronismo cordobecista, hay mucha experiencia, hay mucho para aportar, quién no quisiera que el Gringo y su gente formara parte de este proyecto, representando lo que representan. Me parece que estamos en un tiempo en el que si no nos convencemos que la suma de las partes hacen el todo que necesitamos, vamos a tener un problema. La que mejor lo entendió fue Cristina. Lamento que a otros les cueste entenderlo. Siempre digo que a este espacio de la unidad se viene por convicción o por resignación.

-¿La resignación en qué consiste?

-Muchos tienen aspiraciones. A mí me decían ‘nosotros vamos pero si Cristina no es candidata’, Cristina no es candidata pero tiene sus votos. En realidad, lo que querían es que ella abandone sus votos. Yo siempre les decía es como ir a jugar un partido con el Barcelona y decir pero no pongan a Messi, planteaba la necesidad de que aceptaran que no se puede hacer esto sin Cristina. No lo entendieron pero mientras se encerraban en esa discusión, Cristina crecía, crecía.

-Aparecen en el campo propio sectores que piensan que Alberto Fernández no expresa toda la firmeza de kirchnerismo, toda la radicalidad de Cristina ¿qué les decís?

–Que tengan confianza porque en los grandes postulados no tenemos diferencias. En todo caso yo he sido muy crítico de cosas que ocurrieron en la gestión de Cristina, que ella además creyó que podía ser yo la persona

conociendo mis críticas que las sostengo hasta el día de hoy. Me parece que nosotros tenemos que ir buscando síntesis en este espacio. Las lecturas son muchas, están los que hablan que viene una etapa del Nestorismo, los que dicen ganó el kirchnerismo moderado, lo único que tiene que ganar para adelante es el compromiso de sacar adelante las cosas como lo hicimos en el año 2003 con Néstor. Dejar de lado un poco lo dogmático que no necesariamente es cierto.

-¿Pensás que la competencia va a ser con Macri?

–Si. Creo que están encerrados: si Macri no es candidato, quien lo suceda va a tener que explicarle a todos el fracaso de Macri que no pudo renovar. Pero lo que menos me preocupa es a quién tengo enfrente, lo  que más me preocupa es que nosotros sepamos qué es lo que tenemos que hacer.

-¿Cómo imaginás la relación con el grupo de comunicación dominante en la Argentina,Clarín, teniendo en cuenta lo que han sido sólo estos últimos cuatro años?

-A mí me parece que lo que alguna vez Julio Blanck llamó ‘Periodismo de guerra’, es algo que en Clarín aún hoy se sigue practicando. Ellos no hablan con Cristina, hace mucho que no hablan conmigo porque desde que estoy cerca de Cristina se enojaron conmigo también. A esta altura parecen esos japoneses que en una isla no se enteraron que la Segunda Guerra terminó. Y la verdad sería bueno que dejen de hacer periodismo de guerra y se ocupen de volver a hacer periodismo. Y ellos ya que tienen esta condición de multimedio dominante tienen la doble obligación de no hacer una cosa así. Confío que poco a poco podamos ir limando asperezas no para que ellos escriban lo que nosotros queremos sino para que entiendan que la Argentina también necesita un cambio de ellos.

-¿Te llamó Héctor Magnetto?

-Yo con Magnetto no hablo desde el día que renuncié como jefe de Gabinete.

Todo lo demás es una fantasía. Si me llamara, hablaría y le diría lo que les estoy diciendo a ustedes. Aspiro a que todos entendamos que el tiempo que se avecina tiene que ser distinto. Hay que parar la locura que se sembró en estos años.

-Cristina habló en la Feria del libro sobre la necesidad de un contrato social ¿Conversaron algo al respecto? ¿O ya pensaste algo, como precandidato?

-Esa idea de Cristina la comparto, todos en la Argentina tenemos que hacernos un replanteo sobre cómo funcionamos. No solamente la dirigencia política, no solamente la dirigencia empresaria, no solamente la sindical, sino cómo funcionamos nosotros como ciudadanos. Cristina habla de la necesidad de reconstruir un pacto ciudadano, un contrato ciudadano. El ciudadano es algo más que “la gente”: es la gente con derechos y obligaciones. Son hombres y mujeres con derechos y obligaciones. El planteo de Cristina, que yo comparto, es que tenemos que reconstruir nuevas reglas que respetemos porque el mayor problema de la Argentina es que las reglas no las estamos respetando. Cuando Cristina habla del Pacto Social y de (José Ber) Gelbard no lo menciona como modelo a seguir. Menciona el ejemplo de un tiempo en donde se hizo un acuerdo con los empresarios. Y los empresarios no cumplieron; le fallaron a Perón. Cristina recuerda que ese ser omnipresente era Perón. El contrato del que habla Cristina podría ser un formidable mecanismo para eliminar la grieta: fijar nuevas reglas de convivencia democrática. No estoy hablando de reformas constitucionales ni estoy hablando de ninguna de esas cosas sino que cumplamos las reglas que fijamos.

-Hilando por ahí un poco más fino. Sin hacer una reforma constitucional, que es muy difícil, los cambios requieren alguna institucionalidad. Un acuerdo económico social, podría ser un ejemplo.

-Por ahí puede haber un acuerdo entre sindicatos y empresarios para tratar de ordenar salarios y precios pero son cosas que se pueden acordar por poco tiempo para salir de un mal momento y después volver a arrancar. No son pueden ser perennes con mecanismos constantes. La Argentina tiene problemas institucionales que debemos abordar con seriedad. Y ello tal vez reclame algunas reformas, leyes que hagan que vuelvan a funcionar bien. El caso típico para hablar sin eufemismos es el problema de la justicia.

-El Poder Judicial…te criticaron mucho por tus declaraciones.

-Hay gente con mente afiebrada que reacciona como esas patrullas perdidas que ignoraban que la guerra había terminado. El otro día una periodista me decía “sabemos que usted piensa que la Justicia Federal hay que tirarla a la basura”. No es así. Primero hay que entender que la justicia argentina no es la exclusivamente la Justicia Federal Penal. Además, no todos los jueces son lo mismo.  No es lo mismo (Daniel) Rafecas que (Julián) Ercolini y no es lo mismo (Sebastián) Casanello que (Claudio) Bonadio. Dije que algunos jueces de primera instancia o de Cámara han dictado fallos realmente sorprendentes de los que van a tener que dar cuentas y todos se sintieron muy agredidos y decían que yo estaba amenazando los jueces Quiero recordarles, empezando por la Asociación de Magistrados, que vivimos en una república en la que hay tres poderes. Uno es el Poder Judicial. Y los actos de gobierno del Poder Judicial son las sentencias. Los jueces deben rendir cuentas de sus actos de gobierno. No sé por qué se ofenden cuando uno les dice que expliquen. Ahí viene lo llamativo. Cuando un juez libera a alguien anticipadamente que sale mata y viola a ese juez lo condenan en el acto mediáticamente. Lo condenan por el acto de gobierno de haber liberado a alguien  lo que ellos entienden indebidamente. Ahora eso no se produce en las causas contra Cristina, no respecto de los jueces que persiguen a Cristina Para mí la justicia tiene que funcionar bien para con mis amigos y para con mis enemigos. Simplemente es un punto que creo que debemos discutir. Esto no es ninguna amenaza.  Todos los funcionarios públicos debemos rendir cuentas de nuestros actos y los jueces deben rendir cuentas. Cuando ves la decisión de esta semana de la Corte Suprema tomó respecto al inicio del juicio de Cristina (en el Tribunal Oral Federal 2). Se vio claramente cómo juega esa matriz judicial política mediática. Es horrible que eso pase. Los  promotores de esos hechos no se dan cuenta de que están alentando un método que un día se puede volver contra ellos. Volviendo a la Corte, ha que saber leer lo que ha dicho. Lo único que hizo fue pedir un expediente para tratar un recurso y esto los volvió locos. Esto determinó a la Corte sacar un comunicado. Si yo fuera miembro del Tribunal Oral estaría muy preocupado porque el comunicado dice “Señores jueces yo pedí el expediente porque tengo en tratamiento ocho recursos en esta causa. Quiero advertirle que estoy estudiando estos recursos porque podrían determinarse ulteriores nulidades en el proceso”. Clarín festejó, (el ministro de Justicia Germán) Garavano brindó con champán. Lo que nadie percibió es que hay un artículo del Código de Procedimiento que dice que un juicio oral no puede empezar si hay un recurso abierto. Y la Corte está diciendo que hay ocho. Cuando empiecen el juicio esos jueces también deberán explicar sus actos de gobierno. No es una amenaza: estoy contando cómo funciona. A la gente se le puede mentir porque el Código de Procedimiento lo conocemos los abogados que hacemos derecho penal. Pero a la ley no se le puede mentir.

-Cristina en el último año de su gobierno descabezó lo que era la SIDE. Se abrió una caja de Pandora cuyas consecuencias estamos viviendo ¿Qué piensan hacer?

-Cristina hizo algo bueno que yo elogié. Declaró que los recursos de la AFI debían ser públicos. Y Macri hizo algo horrible que estamos padeciendo. Nombrar, apenas llegado, a un íntimo amigo suyo al frente de la AFI. Y el decretó el uso secreto los fondos que maneja la AFI. Ya hemos sabido que parte de esos recursos sirven para financiar a los D’Alessio. Un problema muy serio que nosotros debemos abordar porque nos encontramos con D´Alessio en un lado o con el espía arrepentido Barreiro en otro. Sabemos es que hay un mecanismo construido desde la Inteligencia estatal para valerse de fiscales, de jueces y de periodistas. Y llevar adelante operaciones que van desde la construcción de causas inexistentes y volverlas existentes, hasta la falsificación ideológica de testigos protegidos, hasta extorsiones lisas y llanas. Hasta valerse de esos servicios de inteligencia para resolver problemas personales de algún fiscal. Todo ha sido tan penoso… No entiendo por qué el Ministerio Público sigue sin tomar decisiones. Pero tenemos un fiscal en rebeldía un fiscal arrepentido… Y un fiscal que no quiere que el arrepentido se arrepienta para preservar a sus cómplices. Esto es algo que hay que cambiar. El Servicio de Inteligencia tiene mucho sentido si se dedican a hacer inteligencia en favor de la defensa de la soberanía y de los intereses del país pero no para andar persiguiendo periodistas u opositores. O simplemente para que algún pícaro haga extorsiones y se gane plata que no debía ganarse.

-¿Podés comparar la situación que encontró Néstor Kirchner en 2003 con la que recibirá el próximo gobierno?

-Cuando nosotros llegamos con Néstor la Argentina tenía una economía en default. La deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) representaba el 10 por ciento del total. No es un dato menor porque las deudas con el FMI están protegidas: uno no puede hacer quitas o esperas. Lo único que puede hacer es refinanciar en el tiempo pagando más intereses. Esa deuda  representa ahora entre el 35 y el 40 por ciento del total. El resto es deuda privada que no está en default. Pero si Macri sigue es muy posible que caigan en default. La deuda es un fuerte condicionante porque Macri a lo único que le prestó atención para salvar los problemas de demanda de dólares fue al mecanismo financiero. Pensó que el problema inflacionario sólo se resolvía atacando a la moneda. Y generó un estrago financiero como pocas veces ha vivido la Argentina. Hay que darle una solución al estrago financiero, de lo contrario no existe solución al tema de la deuda. Pero todo esto hay que hacerlo sin descuidar que tenemos que desarrollar el aparato productivo para volver a poner en funcionamiento la economía.

Con eso vamos a empezar a resolver la crisis social que hoy tenemos. Hay que hacer todo en simultáneo. Está claro que debemos abordar el tema pero nosotros nunca hemos pensado en dejar de pagar la deuda o dejar de cumplir las obligaciones. La historia cuenta que vinimos a pagar las deudas que siempre tomaron otros. Las hemos pagado en los términos que nosotros nos comprometimos a pagar. Tenemos que hacer un esfuerzo para ver cómo enfrentamos ese momento. Además todos están hablando de lo que vamos a hacer nosotros cuando lleguemos y nadie se da cuenta de lo que está pasando de acá al 10 de diciembre, el riesgo de caer en default con la deuda privada. Nadie le está prestando atención a eso. Nadie. Y es un problema muy serio. Macri está perdiendo miles de millones de dólares que se llevan. Y terminan salidos y volados, fugados del sistema financiero argentino.

Página/12

Dejá tu opinión

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POLÍTICA

Más en POLÍTICA

chavarría

Sospechoso “silencio” oficial tras la muerte de una niña de 15 años atropellada por “Willy” Collinet

opinión

La campaña de Wall Street

Los resultados de las elecciones en las doce provincias que ya pasaron por las urnas en lo que va del año arrojan una caída de más de diez puntos en los apoyos a Cambi...

PASO DE LOS LIBRES

Ascúa, promulgó la Ordenanza del himno y se entonará en los actos patrios

contrariando a los mercados

80% de encuestados reaccionaron negativamente a la inclusión de Pichetto en la fórmula presidencial

La muestra reveló que el anuncio de la fórmula presidencial oficialista generó ese impacto negativo frente al 58% de optimismo de la dupla opositora.

opinión

PASO y candidaturas: las claves de la negociación abierta entre Fernández y Massa

Dieron el primer paso: conformar la alianza más competitiva para derrotar al gobierno. El objetivo es la búsqueda de la mayor eficiencia en términos electorales.

indomable

El IPC de mayo subió 3,1% La inflación más alta en casi 30 años

El Índice de Precios al Consumidor del Indec alcanzó en los últimos doce meses 57,3%, una inflación interanual que no se alcanzaba desde antes de la convertibilidad.

Quién es el nieto 130

La historia de Javier Matías Darroux Mijalchuk

El joven recuperado desapareció cuando tenía cuatro meses. Una mujer lo encontró en la calle y fue dado en adopción. Tenía dudas sobre su identidad y se acercó a Abuelas.

1º cierre

Todas las alianzas inscriptas y los precandidatos confirmados hasta el momento

Terminó la primera etapa de la carrera electoral, con el cierre oficial de los espacios que competirán en las PASO. La segunda, con los nombres cierra dentro de diez días

Las negociaciones que faltan

El Frente de Todos con un final más abierto que el de sus rivales

Pasado el primer cierre del cronograma electoral, cómo quedan posicionados los principales candidatos. Novedades verdaderas y sobrevaloraciones.

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2017 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite