OPINIÓN

El odio delirante a la República: el mal del político narcisista

El odio delirante a la República: el mal del político narcisista
Avatar

Por Jorge Alemán – 

Desde hace años y bajo el dominio “teológico”del neoliberalismo han invadido el espacio político personalidades absolutamente dominadas por sus pulsiones narcisistas. Así como en su día se habló de “personalidad autoritaria” para dar cuenta del nacionalsocialismo, en la razón neoliberal, la megalomanía, el odio a todo lo que en la patria supo mostrar su vida soberana y el narcisismo impune y destructivo intentan por todos los medios de apoderarse del Estado.

No se trata de la famosa banalidad del mal de Arendt sino de una nueva forma del mal de la banalidad. Se trata de una pulsión destructiva que si bien está anudada a las exigencias de la reproducción del Capital, añade un plus suplementario, una serie de procedimientos que pueden estar al servicio del espionaje y control de la población pero exceden el marco de la utilidad del control propio de los servicios de inteligencia.

Más bien es un puro ejercicio sádico de identificación narcisista que no sólo apela a las apariencias democráticas sino que incluso se victimiza mientras hace daño. Algún día el mundo deberá considerar el nudo entre patología, subjetividad y política para que las megalomanías payasescas de Trump, Bolsonaro, Macri, Áñez, etc. hayan sido posibles y sostenidas por un consenso que en ocasiones ha confinado con la locura social en sus aspectos más paranoicos.

Pero no es cuestión de psicología ni de psiquiatría ni de patologías mentales. Es una necesidad estructural del neoliberalismo que cada vez más exige para su sostenibilidad a dirigentes con la suficiente impunidad, irresponsabilidad y “superficialidad” que encarnen con su carácter insustancial y paródico la dimensión acéfala y descabezada a la que tiende el capitalismo contemporáneo bajo el nombre de neoliberalismo.

El mando neoliberal dictamina: la marcha económica para las Corporaciones, la política para narcisistas al servicio de la pura conspiración. Los tiempos donde personajes banales han generado odio hacia el propio pueblo del cual procedían parecen dar la señal de un verdadero final de época “donde lo viejo no termina de morir y lo nuevo recién está naciendo”. Aún no ha nacido, hubiera dicho Gramsci.

Los sectores de la política que aún guardan la noble responsabilidad ética de la construcción política de lo social, los políticos y políticas que aún intentan pensar en un modo antifascista del vivir deben confrontar sin miramientos con el carnaval macabro de los políticos que vendieron su alma las pulsiones narcisistas, esas que le hacen el trabajo al despliegue neoliberal ciego, sin cabeza, pero reproduciendo siempre su proceso de acumulación ilimitado.

Dejá tu opinión

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Más en OPINIÓN

opinión-Eduardo Aliverti

¿Engancharse en contradicciones secundarias?

Por supuesto que la noticia es el aflojamiento de la llamada cuarentena en el AMBA y que, pese a la sensación de respiro, hay interrogantes sin despejar.

opinión-Raúl Kollmann

La nueva cuarentena tiene un contundente apoyo social

Un estudio de Aresco muestra que el 76% de los habitantes del AMBA apoya el aislamiento obligatorio. La mitad de la población está de acuerdo con la flexibilización...

opinión-Néstor Espósito

Cómo actuaban los enlaces judiciales dedicados a darle cobertura al espionaje ilegal

El ex colaborador de Bonadio, Bernardo Miguens, y Mariano Ruda Bart fraguaron informes y los presentaron en causas judiciales. Una testigo reveló detalles.

Opinion-Sandra Russo

El virus de la fandemia: Anticuarentenas y liderazgos

Se expande un tipo de desvío mental y emocional que hace que el odio se manifieste en argumentos inconexos. La única conspiración evidente es la de la ultraderecha del...

opinion-Diego Genoud

Ella sigue pensando igual

Vuelve a escribir su “Sinceramente”, con el mismo tono y con la misma lógica. Le alcanza con compartir una nota para detonar cualquier esquema de comunicación que se...

opinion-jorge alemán

Imaginario: Alberto, Alfonsín, Cristina

El narcisismo de las pequeñas diferencias introduce algo más grave que las llamadas luchas por el poder. Los sujetos son capaces no solo de destruir al otro, sino de d...

opinión-alfredo zaiat

La conducción política del poder económico

"En el escenario argentino, los grupos Techint y Clarín actúan como ordenadores del bloque de poder económico para preservar los privilegios que tienen."

opinión-Eduardo Aliverti

Hace falta otra agenda

De los recién siete meses que este Gobierno cumplió el viernes pasado, más de cuatro los lleva en pandemia. Quizás curiosamente, no se reparó mucho que digamos en ese...

opinión-horacio verbitsky

El vaso por la mitad

Hay quienes verán el vaso medio lleno y quienes dirán que está medio vacío. De cada respuesta se seguirá una descripción de la personalidad del observador. En realidad...

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2020 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite