OPINIÓN

Imaginario: Alberto, Alfonsín, Cristina

Imaginario: Alberto, Alfonsín, Cristina
Avatar

Por Jorge Alemán – 

La noción de Imaginario fue tratada por diversos autores en el siglo XX. Fue Lacan el que mejor supo describir el registro de lo imaginario, tanto en la constitución del sujeto como en el orden social.

El Imaginario, a diferencia de lo Simbólico (que es donde la diferencia puede leerse de un modo verdadero) y lo Real –que es lo imposible de simbolizar e imaginar– tiende a un desconocimiento primordial.

En el Imaginario se borran los contextos, se anulan las diferencias, triunfan las analogías y los sujetos establecen coincidencias y correspondencias que cumplen una función de desconocimiento frente a la realidad. Más que desentrañar la realidad, el Imaginario cumple la función de afirmar, de darle consistencia al Yo del sujeto y nutrirlo de un narcisismo donde cada uno sueña con una falsa completud. Ha sido mérito del filósofo marxista Althusser introducir este registro Imaginario como una clave fundamental de la Ideología, Ideología que trabaja para los egos y para el brutal “narcisismo de las pequeñas diferencias” ( la expresión pertenece a Freud).

En el Imaginario, el Yo se confirma en su narcisismo en la misma proporción que aumenta su desconocimiento. Actualmente, en el escenario político argentino tenemos un ejemplo consumado sobre el modo en que el Imaginario y el narcisismo de las pequeñas diferencias intervienen en esta distorsión narcisista. Y esta vez me refiero a lo que sucede en nuestro propio campo nacional y popular. Ya en su día pude comprobar este mismo estrago en la experiencia de Podemos. Circulan análisis, comentarios en las redes, conversaciones donde todo se confunde en aras de confirmar al Yo en su posición de falsa autonomía.

Baste como ejemplo la facilidad con que se establece que Alberto es Alfonsín y no es un kirchnerista “puro” o que Alberto no es Cristina. En esta infatuación del Yo se borra la historia, los contextos, las circunstancias concretas y solo queda como resultado un Yo muy contento de haberse conocido ignorando y no discriminando las diferencias simbólicas. Las diferencias, cuando son simbólicas, son más difíciles. Exigen determinar las coyunturas, lo que está en juego en las mismas y los recursos que las historias actuales permiten para poder de verdad incidir en la realidad.

El narcisismo de las pequeñas diferencias introduce algo más grave que las llamadas luchas por el poder. Los sujetos son capaces no solo de destruir al otro, sino de destruirse a sí mismos con tal de mantenerse en su razón. El problema que se vislumbra en todo esto es que parece un problema actual de los campos nacionales y populares o progresistas que al no disponer como en otros tiempos de teorías que permitan aperturas simbólicas, finalmente desencadenan un imaginario compulsivo que desea fracasar frente a su posible éxito, el que por estructura es siempre limitado. Mientras tanto, las ultraderechas esperan desde otro lugar: desde las certezas absolutas que proceden de su identificación con el Poder y la pulsión de muerte que alimenta su odio.  Esto no es Psicología, es un esbozo de la teoría de la Ideología.

Dejá tu opinión

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Más en OPINIÓN

opinión-Eduardo Aliverti

¿Engancharse en contradicciones secundarias?

Por supuesto que la noticia es el aflojamiento de la llamada cuarentena en el AMBA y que, pese a la sensación de respiro, hay interrogantes sin despejar.

opinión-Raúl Kollmann

La nueva cuarentena tiene un contundente apoyo social

Un estudio de Aresco muestra que el 76% de los habitantes del AMBA apoya el aislamiento obligatorio. La mitad de la población está de acuerdo con la flexibilización...

opinión-Néstor Espósito

Cómo actuaban los enlaces judiciales dedicados a darle cobertura al espionaje ilegal

El ex colaborador de Bonadio, Bernardo Miguens, y Mariano Ruda Bart fraguaron informes y los presentaron en causas judiciales. Una testigo reveló detalles.

Opinion-Sandra Russo

El virus de la fandemia: Anticuarentenas y liderazgos

Se expande un tipo de desvío mental y emocional que hace que el odio se manifieste en argumentos inconexos. La única conspiración evidente es la de la ultraderecha del...

opinion-Diego Genoud

Ella sigue pensando igual

Vuelve a escribir su “Sinceramente”, con el mismo tono y con la misma lógica. Le alcanza con compartir una nota para detonar cualquier esquema de comunicación que se...

opinión-alfredo zaiat

La conducción política del poder económico

"En el escenario argentino, los grupos Techint y Clarín actúan como ordenadores del bloque de poder económico para preservar los privilegios que tienen."

opinión-Eduardo Aliverti

Hace falta otra agenda

De los recién siete meses que este Gobierno cumplió el viernes pasado, más de cuatro los lleva en pandemia. Quizás curiosamente, no se reparó mucho que digamos en ese...

opinión-horacio verbitsky

El vaso por la mitad

Hay quienes verán el vaso medio lleno y quienes dirán que está medio vacío. De cada respuesta se seguirá una descripción de la personalidad del observador. En realidad...

opinión-jorge alemán

El antiperonismo como constante histórica: Esa mujer, Cristina y el Odio

El verdadero secreto del antiperonismo fue el odio hacia Eva Perón. Rodolfo Walsh le dio su gran forma literaria en el grandísimo relato "Esa Mujer". Más allá de los...

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2020 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite