OPINIÓN

Un frente opositor rabioso y los errores propios

Un frente opositor rabioso y los errores propios
Avatar

Por Eduardo Aliverti – 

Según cierta lógica binaria, pareciera que todo análisis político del momento argentino debe reducirse a que sólo rigen el enfurecido ataque opositor o las fallas de gestión oficiales.

Que hay en marcha un proceso para desgastar al Gobierno debería quedar fuera de cualquier duda.

Es un operativo que tira a dos bultos precisos, al que se agrega la angustia pandémica.

Uno, cuyo interés masivo resulta casi nulo aunque sea vector del periodismo de guerra, es el machaque violento contra la “avanzada cristinista” en Senado y tribunales; más el episodio de los tres jueces que pocos saben enunciar de corrido y que pretenden nismanear a toda costa; más la presión sobre la Corte para que se erija como valla contra Cruella de Vil.

En medio de ello, las revelaciones acerca de la red de espionaje macrista, que incluyen el asco particular de haber escarbado entre las familias de los muertos del ARA San Juan, directamente no existen en la prensa militante opositora porque en estos temas nadie se dispara a los pies.

Tampoco hay que engañarse sobre la atracción colectiva de lo que suele sintetizarse como “información judicial”.

Pese a los especialistas rigurosos y de verba sencilla, se impone que es un mundo de roscas y operaciones permanentes; pleno de cruces entre instancias inferiores y superiores con titulares y subrogantes; de lenguaje críptico; de debates en torno de interpretaciones constitucionales; infectado por services de andanzas orgánicas y autónomas; del que las grandes mayorías se perciben ajenas por completo, y que redunda en “la mierda de la política” y la Justicia como expediente resolutorio.

En cambio, el segundo bulto preciso del Operativo Desgaste sí es de seducción y alarma extendidas.

Se llama dólar en su acepción facilonga.

Y se llama lobby devaluatorio fenomenal en su alcance más específico de fondos de inversión, complejo agroexportador, compañías multinacionales y operadores locales a los que, nunca, dejará de venirles fantástico la depreciación del salario por vía de reducir sus erogaciones de costo laboral.

¿O acaso alguien pierde vista que esto es puja distributiva? (sí, mucha de “la gente” lo hace).

Mientras tanto, todos los datos más en reserva que en voz alta –o al revés, para quien mínimamente sabe leer entrelíneas– confluyen en que la presión contra el “impuesto” a las fortunas inmensas adquiere una intensidad formidable.

Es un puñado de magnates y enriquecidos con su vida económica hecha, a los que gracias si se les pide una propina, sin capacidad siquiera de cosquilleo, sobre sus patrimonios entre largos y descomunales.

No hay tutía, empero.

Dicen que el aporte amenaza las inversiones y la salud de la República, y que estos manotazos al bolsillo “productivo” jamás son por única vez.

En ese discurso y acción se revela el carácter rapiñesco, negrero, inaguantable, de esos sectores que además de los emporios externos constituyen  lo que el colega Miguel Ángel Fuks denominaba como gran burguesía “naciomal”.

En los países centrales, no importa si por demagogia preventiva o urgida vocación solidaria, abundan megamillonarios e intelectuales sistémicos –de la propia derecha– que convocan a asistir con unas monedas a los ricos de la obscenidad concentrada.

Por acá, el directorio y los gerentes de las corporaciones meritocráticas, junto a sus pericos mediáticos, no tienen ni la perspicacia de sobreactuar una colaboración extraordinaria que pudiera servirles como paso atrás y dos adelante.

Esto es: muy bien, aceptamos ayudar, la emergencia lo amerita, ahí va el aporte para que no nos acusen de insensibles y nos quedamos la factura, para pasársela al Gobierno cuando se demuestre que sacarnos más plata no sirve a fines estructurales.

No. Ni tan apenas eso.

La lucha es sin cuartel; conseguimos el 40 por ciento de los votos; si ganaste me importa un pito y éstas son las condiciones: devaluación, ajuste inherente y arreglátelas con tu populismo para evitar estallidos en la base, que de las franjas medias nos encargamos nosotros en función no de sus necesidades, sino de sus intereses.

Es una descripción somera de aquello que es demasiado obvio, aunque eso no reduzca el tremendo laberinto de este país agotador, imprevisible, frente al que siempre se corre el riesgo de decir que carece de remedio, para que el remedio sea la potencia del odio.

¿Eso qué significa, en práctica probabilística concreta?

¿Habría una salida por derecha que no significara revulsión social incontrolable, siendo que gobierna un peronismo cuyo detrás es la garantía de Cristina y no de algún menemista reciclado?

No.

La derecha tiene proyecto perforador, potente; pero, en las circunstancias actuales, su escasez de figuras y la correlación de fuerzas le dan para horadar, no para sustituir.

Igualmente, es veraz que, en las últimas semanas y respecto del timón macroeconómico en sus aspectos financieros, el Gobierno presenta flancos y dubitaciones agravantes del escenario complicadísimo.

Quizás, esa forma de definirlo es un aceptable punto intermedio entre el simplemente “difícil” que usan los voceros oficiales y el catastrofismo de los opositores, a través de expresiones como “caída libre”, “a la deriva”, “al borde del abismo”, “disolución institucional”.

El Gobierno continúa enfrentando la emergencia pandémica con medidas asistenciales como el IFE y los congelamientos tarifarios (entre varias), que son irreprochables en su sustancia cuanto susceptibles de mejora.

Por abajo, estaría claro que ese auxilio alcanza, por ahora, para vigilar incendios mayores.

Y lo que se designa en forma perezosa como “clase media”, cual si fuera una unidad sólo radicada en la tilinguería individualista y no en la que también provee volumen político para clarificar contradicciones principales, movilización, faena intelectual, atraviesa una instancia dramática pero no de extenuación terminal.

Sí, no se debe negar que el oficialismo está en problemas de (falta de) señales interpretables como más unificadas y contundentes.

Las consabidas fallas de comunicación, al margen de yerros de funcionarios y de ministros desaparecidos en (in)acción, son, antes o después de todo, producto de disidencias y/o titubeos en la conducción política.

Su muestra más reciente fue esa espantosa y descoordinada transmisión de lo que el establishment mediático –o a secas– asentó como “súper cepo”.

La pérdida de reservas es real, aunque no haya graves compromisos de pago en lo inmediato; la brecha cambiaria es preocupante, como admitió Martín Guzmán, y el ejército de agitadores corporativos más sus trolls direccionados se monta ahí para desparramar versiones de corralito, confiscación de cuentas en dólares y hasta apertura de cajas de seguridad.

Difícil que esa creación de pánico pudiese suceder si el Gobierno despejara inquietudes con una iniciativa enfática, mejor ensamblada, que para el caso puntual pasaría por medidas más drásticas frente a “los mercados” y por agrupar más energía en la ejecutividad que en prenderse al palo por palo contra la ofensiva desestabilizadora.

En otras palabras, hay grises entre el blanco y el negro de que todo pasa por la orquestación de los actores del poder económico –que vaya si la hay– y los errores de gestión gubernamentales.

Ni sólo lo uno, ni sólo lo otro.

Cuando en lugar de asuntos como éstos valga –por ejemplo– tomar seriamente un extravagante contacto tetuno-parlamentario, para servir al objetivo de que todos los políticos son la misma basura y terminar en que la política deben hacerla los apoderados revestidos de emprendedores que ya hicieron pelota al país, será cuando estemos fritos.

No sucederá.

Dejá tu opinión

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Más en OPINIÓN

entrevista

Íñigo Errejón: “Para salvarnos hace falta comunidad, solidaridad y Estado”

Íñigo Errejón habla con la convicción de quienes creen que la política es una herramienta para cambiar el mundo. Señala que con la irrupción de la pandemia se recuperó...

opinión-gabriel link

De encuestas, encuestadores y encuestados

Una curiosa "encuesta", realizada por una radio abiertamente opositora al gobierno municipal muestra resultados realmente extraños, ¿verdad o consecuencia?

a pesar de la brutal campaña en su contra

La lógica del aikido: ¿Por qué Cristina Kirchner conserva su poder de convocatoria?

Los grandes medios decidieron planchar y retirar del juego a CFK, pero se vieron impotentes para conseguirlo, ¿qué otros factores intervinieron para que perdurara?

opinión-Eduardo Aliverti

¿Engancharse en contradicciones secundarias?

Por supuesto que la noticia es el aflojamiento de la llamada cuarentena en el AMBA y que, pese a la sensación de respiro, hay interrogantes sin despejar.

opinión-Raúl Kollmann

La nueva cuarentena tiene un contundente apoyo social

Un estudio de Aresco muestra que el 76% de los habitantes del AMBA apoya el aislamiento obligatorio. La mitad de la población está de acuerdo con la flexibilización...

opinión-Néstor Espósito

Cómo actuaban los enlaces judiciales dedicados a darle cobertura al espionaje ilegal

El ex colaborador de Bonadio, Bernardo Miguens, y Mariano Ruda Bart fraguaron informes y los presentaron en causas judiciales. Una testigo reveló detalles.

Opinion-Sandra Russo

El virus de la fandemia: Anticuarentenas y liderazgos

Se expande un tipo de desvío mental y emocional que hace que el odio se manifieste en argumentos inconexos. La única conspiración evidente es la de la ultraderecha del...

opinion-Diego Genoud

Ella sigue pensando igual

Vuelve a escribir su “Sinceramente”, con el mismo tono y con la misma lógica. Le alcanza con compartir una nota para detonar cualquier esquema de comunicación que se...

opinion-jorge alemán

Imaginario: Alberto, Alfonsín, Cristina

El narcisismo de las pequeñas diferencias introduce algo más grave que las llamadas luchas por el poder. Los sujetos son capaces no solo de destruir al otro, sino de d...

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2020 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite