Destacadas

Una vez más el “operativo proscripción”

Una vez más el “operativo proscripción”

Por Edgardo Mocca – 

Formó parte de una generación a la que en sus primeros años escolares le inocularon la historia argentina sobre la base de una sórdida interpretación que hacía de los grandes hombres de nuestra independencia muñequitos de cartón sin ideología, sin militancia política, sin nada, en fin, que justificara el uso del adjetivo “revolucionarios”. En las aulas de aquel tiempo no se hablaba mucho de Perón y el peronismo: de vez en cuando recibíamos dosis homeopáticas sobre el “tirano prófugo”, y la información sobre los libros escolares de su época con la exaltación de la personalidad del líder. Pero el muchos chicos de mi edad -y yo mismo- intuíamos algo que estaba escondido; ese algo se infería de la clara indicación, en mi caso de mi madre, acerca de la inconveniencia de hablar de Perón -ni mal ni bien-simplemente callar e ignorar su historia.

Ya en la juventud, la rebelión popular de obreros y estudiantes en la ciudad de Córdoba, en mayo de 1969, nos metió en la historia real, sistemáticamente acallada en los medios de comunicación y, según pude comprobar, borrada del relato de la escuela secundaria y, luego también de la historia argentina relatada en las universidades. Después vino el triunfo peronista, la histórica Plaza de Mayo de festejo por la recuperación de la democracia con una multitud que cantaba por Perón y también por Salvador Allende -entonces presidente de Chile- y por Osvaldo Dorticós, miembro de la conducción política del estado cubano dirigido por Fidel Castro. Todo eso fue el bautismo político de una generación que después protagonizaría una saga fervorosa y valiente -tanto como discutible en términos estratégicos- que incluyera el conflicto armado y su trágica desembocadura en el terrorismo de estado cívico-militar-empresarial que se desatara en marzo de 1976.

¿Qué tiene que ver todo este relato con nuestra realidad actual? Con nombres e historias cambiadas, la sombra de un profundo antagonismo vuelve hoy a cernirse sobre nuestra vida política. Así como se creó el demonio peronista -que llegó a justificar no solamente la persecución de su militancia y su larga proscripción política sino también la persecución a un cadáver -el de Evita- al que se sometió a todo tipo de vejaciones. Así, también, como se inventó el mito de los dos demonios para justificar el terrorismo de estado, y como se manipuló la interpretación de una generación cargada de sueños y de entrega militante, poco menos que a un proceso de crisis de la relación familiar entre generaciones (hay trabajos de investigación política y sociológica que ilustran la cuestión), hoy asistimos a un nuevo operativo autoritario de imponer una interpretación autorizada y excluyente de la historia de nuestro país posterior a la grave crisis nacional de fines de 2001 que tuviera también sus aristas sangrientas en la represión de nuestro pueblo y nuestra juventud.

El demonio tiene hoy nombre y apellido: se llama Cristina Kirchner. El obsceno derroche de calumnias, mentiras y golpes bajos del que es objeto la actual vicepresidenta de la república ocupa, de pleno derecho, un lugar en la trama de la creación de una historia oficial en la que los malos y los buenos son siempre los mismos: están los “republicanos” y los “populistas”, del mismo modo que en los tiempos de Perón, en los de la proscripción “democrática” del movimiento por él creado, así como de diversas manifestaciones de lucha protagonizados por partidos y corrientes de izquierda. Se prepara el camino de la proscripción política de Cristina. Para demostrar que no es así, haría falta que los insultos de los periodistas del establishment y del fiscal Luciani fueran, aunque sea, “matizados” por alguna prueba más o menos persuasiva relacionada con  aquello de lo que se la acusa. Pero esto no puede ser así porque sería una mezcla inadmisible de géneros: la mezcla del agravio ruidoso y sostenido con el argumento sólido y concreto.

La historia argentina gira como un carrusel y vuelve siempre a su punto de partida. Pero vuelve transformada. A veces para peor, porque a diferencia de los años que van desde 1945 hasta 2001, la derecha colonialista tiene hoy una expresión política. No necesita recostarse exclusivamente en los resortes del poder fáctico (la corrupción judicial, los medios de comunicación oligopólicos, los implantes sistemáticos de “cuadros estatales” que manejan siempre resortes centrales del poder gane quien gane las elecciones, y los circuitos internacionales que participan y hasta coordinan el funcionamiento del aparato de dominación. Hoy tienen una fuerza política. Y hasta se dan el gusto de mostrar impúdicamente el uso de las carpetas armadas por buchones, no solamente para agraviar a sus enemigos políticos sino para ventilar sus propias diferencias internas. Es “la vidriera irrespetuosa de los cambalaches” que describiera Discépolo magníficamente a mediados del siglo pasado.

El país vive momentos económicos, sociales y políticos muy difíciles y de tratamiento extremadamente complejo. El reingreso del FMI al control de los recursos públicos (eso que el país no sufrió desde el gobierno de Néstor hasta la decisión de Macri de llevarnos a un colosal endeudamiento que no es otra cosa que un recurso de los grupos de especuladores más poderosos y concentrados del país) ha puesto a los argentinos al límite de la impotencia democrática para decidir cursos independientes de acción. Y esa pérdida dramática de soberanía es festejada por los poderosos y poderosas del país como la salvaguarda contra el gasto público irresponsable del “populismo” y la garantía que cimentará un “nuevo orden”: con salarios más baratos aún que los actuales, con sistema jubilatorio desguazado -como en los tiempos de las AFJP- con trabajo esclavo o semi-esclavo, y otros requisitos de la acumulación sin frenos de capitales, predominantemente especulativos.

 

Dejá tu opinión

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacadas

Más en Destacadas

senado

El Frente de Todos retoma el proyecto de reformar la Corte Suprema

El bloque de senadores oficialista es optimista y considera que el quórum alcanzado en la sesión de repudio al atentado a la vicepresidenta abre un nuevo escenario.

intento de magnicidio

La jueza Capuchetti detuvo a la novia del autor del atentado a Cristina

La magistrada evalúa la hipótesis de que Fernando Sabag no actuó solo, sino como parte del grupito que lo rodeaba. En ese marco, decidió la detención de Brenda Uliarte.

opinión-alfredo zaiat

Dólares: Por qué pasó, dónde están y qué hacer

Pérdida de reservas, concentración de exportaciones y medidas excepcionales. La economía colisionó contra el muro de la restricción externa.

PASO DE LOS LIBRES

A.R.C.A: 126 familias libreñas accederán a lotes con servicios para construir sus viviendas

lawfare

Causa Vialidad: El fiscal citó como prueba una declaración de José López que se demostró falsa

Mola citó a López cuando declaró que el dinero de los bolsos provenía de Cristina, aunque los propios jueces que lo condenaron aclararon que esos dichos eran falsos.

apropiación de renta

Los sectores que más ganaron a costa de la caída del salario

El espiral inflacionario de los últimos años fue erosionando el poder adquisitivo de los ingresos mientras aumentaba la concentración y la ganancia empresaria.

reconstrucción

Todo el equipo de Sergio Massa

El nuevo ministro dio a conocer en los últimos días los nombres de quienes lo acompañarán en las áreas clave del Ministerio de Economía, puesto que asume hoy a las 17.

brasil

A 70 días de las elecciones Lula mantiene fuerte la supremacía sobre Bolsonaro

El líder del PT está cerca de ganar en primera vuelta según el último sondeo de Datafolha, en donde se impone por 18 puntos al actual presidente de ultraderecha.

miguel etchecolatz

Mahiques, Yacobucci y Ledesma le dieron domiciliaria a uno de los peores genocidas de la dictadura

Si bien Casación le otorgó el beneficio, el represor Miguel Etchecolatz permanecerá por ahora encarcelado por tener prisión preventiva en otras causas.

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2020 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite