SOCIEDAD

Poner el pecho

Poner el pecho

En el Obelisco, la manifestación llegó a cortar la 9 de Julio. El reclamo, originado por la censura en Necochea a tres mujeres que hacían topless, excedió largamente la demostración de desnudeces. También hubo tetazos en varias ciudades del interior.

Desde las cinco de la tarde, el reclamo feminista de libertad solucionó un dilema en el que suele000000000000000000000000001 caer el periodismo: mirar el centro de la escena y olvidar los márgenes. Porque ayer, la media plazoleta en que está dividida la Plaza de la República, la que mira al sur del Obelisco, durante varias horas, estuvo cubierta de un número impreciso pero importante de mujeres que expresaron (con o sin sus tetas descubiertas) su fuerte repudio a la violencia del sistema contra ellas, a partir del intento de pixelar policialmente las tetas de tres o cuatro mujeres que tomaban sol en Necochea. Policialmente significa que desaparezcan de la vista.

Pero los márgenes de la plazoleta. Esos márgenes. La media plaza estaba rodeada de centenares de mirones de ojos fisgones y amperímetro suelto. Centenares son centenares, a riesgo de quedar corto. Fisgones que levantaban sus celulares para capturar imágenes de tetas al aire y acercarse para ver pezones lo más de cerca posible, a distancia de colectivo lleno. Una mirada de pura violencia. Después de escribir sobre el múltiple femicidio de Hurlingham, realizar una crónica sobre el Tetazo supuso una banalidad. Error. El cuerpo semidesnudo de las mujeres en un lugar prohibido (por el hombre) plasmó toda la violencia que encierra la mirada cotidiana del machismo.

Primero empezaron algunas, las más osadas, a reunirse en grupitos, quitarse la blusa, pintarse las tetas con colores, mientras los transeúntes pasaban y se sorprendían. Agresión a la vista habrá pensado más de uno, ocultándose a sí mismo la pedofilia eclesial, la obscenidad de la pobreza sin techo, y su contracara, el millonario negocio del desnudo femenino televisivo.

Después, empezaron a llegar en forma masiva. Muchas con inscripciones en sus cuerpos o en carteles fabricados a mano. “No fue la ropa, ni el lugar, ni la hora. Nos queremos vivas. Nada justifica una agresión sexual”, decía un cartel que colgaba del cuello de un pibe, en un grupo de chicas y chicos de la Comisión de Género del colegio secundario Paula Albarracín, de Olivos. “No pueden decidir cuándo está bien, o cuándo está mal –dijo a PáginaI12 una de las chicas del grupo–. Disponen que mostrar las tetas está bien cuando es consumo. Vinimos en forma individual a sumarnos a la protesta”.00000000000000000000000000000000000000000000002

A unos metros, una joven, con el torso desnudo, levantaba un cartel en el que se dibujaba una silueta femenina y el texto: “Tetardaste en avanzar”. Hacia el borde de la plazoleta que da a Carlos Pellegrini, cuatro o cinco mujeres, también un par de muchachos, pintaban carteles en el piso. “Obsceno es que nos acosen, que nos amenacen, golpeen, violen, empalen, prendan fuego, torturen, asesinen, tiren nuestros cuerpos a la basura o a un pozo, que nos obliguen a parir. Mi cuerpo no es obsceno, mi cuerpo es mío. Vivas y libres nos queremos. Legislación feminista ya! Las tetas no matan. El machismo sí”. Texto extenso. ¿Extenso? Apenas si es la enumeración más visible del meticuloso, minúsculo y asfixiante sometimiento cotidiano.

Lo decían en los carteles y en la semidesnudez de esos cuerpos. Los pezones apuntaban a los objetivos lascivos que las rodeaban. La plazoleta, de a poco, dejó de ser transitable para los hombres, que empezaron(mos) a ser desplazados hacia los márgenes. El concepto era claro: el reclamo es de las mujeres y de los géneros desplazados. El concepto, de tan claro, generó algunas rispideces. Algunos hombres decidieron no ceder la atención, y con corpiños reclamaron cámara y la obtuvieron, en una suerte de apoyo no pedido. Es cierto que muchos de ellos acompañaban a mujeres, pero también es cierto que se llevaban la atención de fotógrafos y tevé, siempre sensible al espectáculo.

Otras rispideces más difíciles tuvieron lugar con tres o cuatro machos violentos, desperdigados en la plazoleta y que fueron expulsados al grito de “¡se va, se va, el macho se va!”, o el más comprensible para algunos “¡Pajero, te vas!”.

Faltaba decir que las violentas son las mujeres que se visten o se desvisten de esa manera. Pero no faltó, fue dicho. Un hombre preguntó a este cronista “¿quiénes son las de pañuelo verde?”. Se refería al pañuelo de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que a esa hora prácticamente había sido adoptado por la mayoría de las mujeres sin importar si estaban o no en tetas. “Son las más violentas”, agregó. El comentario no podía faltar. “¿Violentas? Ayer uno mató a cinco y dice violentas?” (la mirada periodística no es objetiva).

A uno lo corrieron mientras el tipo, que intentó resistir, gritaba que “si vos estás desnuda yo me puedo masturbar”. Sintió la fuerza unida de las mujeres.000000000000000000000000003

Entre un grupo de la organización Defensoría de Género se encontraba Karina Abregú, su rostro marcado por la violencia machista, reclamando por la lucha feminista y convocando al próximo paro internacional de mujeres del 8 de Marzo.

Estaban las de Mala Junta, las de Pan y rosas, las Putas feministas, y las Lesbianas, “Arriba las lolas, abajo las pistolas”, clamaba un cartel, mientras desde el sur llegaba el grupo de las Brujas en resistencia, que llegaban de Quilmes, vestidas con sus sombreros brujeriles, algunas mostrando con total desenfado las tetas despreocupadas de cualquier moda.

“Ahora que estamos juntas”, empezó a sonar el cántico feminista, “ahora que si nos ven, ahora que estamos juntas, el patriarcado se va a caer, se va a caer”.

No tardó en llegar el “Macri, careta, dejame andar en tetas” y el “Macri, basura, vos sos la dictadura”.

“No entiende nada”, decía una a su amiga y señalaba a un muchacho que daba una entrevista a una cámara, “está en corpiño, no entiende nada”.

Mientras centenares de torsos se iban desnudando, un grupo importante se desplazó batiendo parches a la 9 de Julio del lado de Cerrito y tomó la calle por asalto. Los guardias de tránsito no atinaron a reaccionar. Idiotizados por el desparpajo, abandonaron al tránsito a su suerte. Alguno, incluso, tomaba fotos de desnudeces con su celular. Guardianes del orden.

Mientras, en los márgenes, un hombre con remera de rugby como descripción, intentaba convencer a tres amigas lesbianas sobre la violencia del reclamo feminista: “Que estén desnudas, todo bien, nadie se escandaliza –dijo intentando que no se le notara–, pero eso de echar es violento, es una provocación, y eso les resta público. Quién las va a acompañar”.

Una del grupo cerró la conversación: “Mejor, vos no acompañes a nadie”.

Fuente: Página/12

 

Tetazo en Rosario

Tetazo en Rosario

Tetazo en Córdoba

Tetazo en Córdoba

Dejá tu opinión

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOCIEDAD

Más en SOCIEDAD

más federalismo

Gobernadores de 16 provincias reclamaron reformar la Corte y un nuevo modelo para el transporte

Los mandatarios pidieron que el máximo tribunal tenga un carácter más federal y reclamaron que el Congreso debata distribución de compensaciones tarifarias.

manipulación

Piden intervenir el Poder Judicial de Jujuy

El abogado de Milagro Sala apoyó el proyecto impulsado por diputados del Frente de Todos: "Gerardo Morales conduce la provincia con palo y cárcel", advirtió.

"No se quiso inmolar"

Renunció Roberto Feletti: Las razones de su decisión

El ahora ex funcionario le había presentado al titular del Palacio de Hacienda tres puntos "innegociables" para controlar precios. sus iniciativas fueron rechazadas. 

nuevos protagonistas

Alberto recuperó a los próceres nacionales para los billetes

"Lo que estamos haciendo es volver a poner a nuestros próceres y heroínas, que hicieron historia, en los billetes. Con esto recuperamos identidad social", dijo Fernández.

puja distrbutiva

La lista de los grandes ganadores con la pandemia y la guerra

La riqueza conjunta de los milmillonarios del sector alimentario y agroindustrial se disparó en 382 000 millones de dólares (45%) en los últimos dos años.

opinión-Raúl Kollmann

Caso Nisman: sin pruebas sobre el asesinato, la acusación va por el premio consuelo

Los detalles de la causa y el expediente paralelo que se abrió a partir de las declaraciones de los espías. Taiano investiga un supuesto espionaje a Viviana Fein.

opinión-Eduardo Aliverti

¿Ni un censo les saca el odio?

¿Hasta dónde puede llegar el extravío de quienes necesitan retroalimentar el odio como motor de sus intereses políticos? ¿O acaso el odio es un elemento constitutivo d...

opinión-alfredo zaiat

AGN sobre la gestión de Cambiemos: Decían que eran los mejores y fueron los peores de todos

El manejo de las finanzas de corto plazo fue tan malo e ineficiente que significó el aumento de los riesgos de liquidez, de renovación, crediticio y de reputación

opinión-raúl dellatorre

Insumos básicos en pocas manos

Una encuesta de Apyme señala las subas injustificadas de los insumos controlados por monopolios como origen de la inflación. Las pymes explican quiénes aumentan los preci

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2020 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite