JUDICIALES

Otra hipótesis sobre Nisman que se cae: No estaba drogado con ketamina al morir

Otra hipótesis sobre Nisman que se cae: No estaba drogado con ketamina al morir

Por Néstor Espósito – 

Otro de los argumentos del peritaje de Gendarmería Nacional que afirman que Alberto Nisman fue asesinado está a punto de caerse. El difunto fiscal no estaba drogado con ketamina al momento de su deceso. Menos aún: si alguien le inyectó esa sustancia, el supuesto asesinato ocurrió antes de que la ketamina hiciera efecto. ¿Entonces para qué le habrían inyectado ketamina?

El informe de la Gendarmería sostuvo que Nisman “presentaba el fenómeno denominado como ‘sumisión química’, motivo por el cual el sujeto puede ser sometido contra su voluntad y sin oponer resistencia facilitando la acción de terceras personas que allí se hallarían en la escena del hecho”.

Si ello hubiera sido así, el o los supuestos agresores debieron haberle inyectado a Nisman la sustancia por lo menos un minuto antes del disparo que lo mató. Ese es el tiempo que, según coinciden todos los informes científicos sobre la metabolización de la ketamina, tarda en comenzar el efecto anestésico.

¿Por qué se produce ese efecto? Porque la ketamina comienza a metabolizarse en el organismo. Y el primer paso es su transformación en “norketamina”; en términos comunes: cuando metaboliza, anestesia.

El reporte de Gendarmería explica que “entre 15 y 30 segundos se manifiestan las sensaciones de disociación e inconsciencia. La analgesia persiste unos 40 minutos. Puede producirse amnesia evidente durante 1 a 2 horas posteriores a la inyección”. La fuente es “A. Gilman (1986) Goodman & Gilman, Las Bases Farmacológicas de la Terapéutica, Ed. Panamericana, México”.

Una decena de trabajos científicos internacionales sobre la ketamina les fueron acercados a los investigadores en las últimas semanas. Todos fueron evaluados aunque todavía no se incorporaron al expediente. Hay trabajos de universidades europeas, latinoamericanas y monografías de científicos que específicamente estudiaron a la ketamina. La teoría de Gendarmería no cierra ni con fórceps.

Para dopar, la ketamina debe metabolizar. Pero en el informe de Gendarmería no se menciona a la “norketamina” sino a la ketamina, a secas, y en cantidades que no pudieron ser medidas con el método de detección utilizado en el pool de vísceras, dos años y medio después de la muerte.

Una posibilidad de aceleración de los tiempos de efecto sin la metabolización hubiera sido la inhalación de ketamina en estado gaseoso. Pero no existe la ketamina en ese estado.

Los tiempos reales no coinciden con los registros científicos. Los forenses que actuaron en la autopsia de Nisman en 2015 no hallaron la sustancia. En el caso de que se les “hubiera pasado”, la sustancia debió permanecer en las vísceras resguardadas durante unos 30 meses, hasta que la halló Gendarmería. Sólo si hubieran estado resguardadas a una temperatura de entre 20 y 30 grados bajo cero habría existido alguna posibilidad (remota) de conservación. Si hubieran sido guardadas en una heladera, el tiempo habría sido mucho menor, de algunas semanas. Y, a temperatura ambiente, no sólo la ketamina no estaría sino que también se habrían podrido las vísceras.

No hay en el informe de Gendarmería un solo dato que explique en qué condiciones fueron resguardados los restos de Nisman analizados para el trabajo que arrojó como conclusión “más probable” que fue asesinado.

De todos modos, los informes científicos indican que una vez introducido en el cuerpo, aún después de la muerte, las enzimas debieron haber causado algún tipo de modificación en la sustancia. Es decir que aún en el hipotético caso de que el o los agresores lo asesinaran en menos de dos minutos, el cadáver debió haber actuado (con otros tiempos y otros procesos) sobre esa sustancia.

Por principio general, toda sustancia química se “biotransforma” en el organismo, con mayor o menor medida o velocidad. En el cuerpo de Nisman debieron haber aparecido, como mínimo, la sustancia madre y también sus metabolitos. Pero ello no ocurrió; sólo se habla de “ketamina”.

La defensa del informático Diego Lagomarsino ya había planteado algunos de estos puntos ante el juez Julián Ercolini y ante la Cámara Federal porteña, pero sin éxito. En respuesta a Gendarmería, había subrayado que “no se ha encontrado principalmente Norketamina ni otros metabolitos, como indicio de su biotransformación, que es muy rápida”.

Dejá tu opinión

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

JUDICIALES

Más en JUDICIALES

opinión-Néstor Espósito

Fútbol con la cancha inclinada: qué va a pasar con las recusaciones del juez Giménez Uriburu y el fiscal Luciani

Aceptar la presentación de la defensa de Cristina Kirchner por su participación en partidos de fútbol junto a Macri implicaría el derrumbe de toda la causa. 

opinión-Carlos Rozanski

Los amigos de Macri

Todas las normas, desde las más modestas hasta las que regulan los delitos más graves, presuponen aparatos judiciales que funcionen. Así, la clave de un sistema corrup...

allanaron su propiedad del Florida

Investigan si Trump se llevó documentos clasificados de la Casa Blanca

Los documentos y recuerdos deberían haber sido entregados por ley al final de la presidencia de Trump, pero en cambio acabaron en su complejo de Mar a Lago.

Mariano Llorens

El equipo tiene un arquero de la Cámara Federal que le ataja las causas a Macri

La recusación presentada por la defensa de CFK dedica un párrafo a la presencia en el equipo que une a Luciani con G. Uriburu del camarista, Mariano Llorens.

lawfare

Las claves de la recusación de Cristina Kirchner contra el fiscal Luciani y el juez Giménez Uriburu

El texto de la presentación de los abogados de Cristina hace hincapié en que no existe ni independencia ni imparcialidad en el proceso de Vialidad.

pide la nulidad

Causa vialidad: Cristina Kirchner recusó al fiscal y al juez por las fotos en la quinta de Macri

Sus abogados afirman que debió haberse comunicado formalmente que existía una "relación personal" entre el fiscal Luciani y el juez Giménez Uriburu. 

lawfare

Juicio contra Cristina Kirchner: Los partidos de fútbol del fiscal Luciani y el juez Giménez Uriburu en la quinta de Macri

Imágenes prueban el vínculo de Macri con el fiscal que acusa a CFK por las obras en Santa Cruz, quien comparte equipo de fútbol con el presidente del tribunal.

conflicto con venezuela

Cómo sigue la causa del avión venezolano retenido en Buenos Aires hace dos meses

El juez Villena ordenó retener los pasaportes de siete de los tripulantes y permitió la devolución de los documentos a otros 12 que ya están habilitados a irse del país.

lawfare

Quién es Sergio Mola, el otro fiscal que acusa a CFK: Visitas a Bullrich, la Rosada y la embajada de EE.UU.

Nombrado Fiscal General Adjunto por Macri, la fotografía de la jura de Mola refleja el respaldo político que tiene en la actualidad. La causa por espionaje en el G-20.

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2020 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite