OPINIÓN

Odio

Odio
Avatar

Por Jorge Alemán – 

Ya no produce sorpresa alguna que la derecha pueda decir cualquier cosa y agotar todas las estrategias de la difamación. Lo hacen en distintos lugares del mundo según distintas intensidades. La condición de que se pueda organizar un sistema de insultos sin coherencia interna, sin relación ni con la verdad ni con la ética, está directamente relacionada con que se busca premeditadamente suscitar una densa atmósfera de odio. Los discursos difamantes y mentirosos no buscan atacar al discurso que se les opone, eso es sólo una apariencia, se proponen más bien atacar a la propia existencia del otro, un otro que ya no es un adversario ni siquiera un enemigo sino “algo” que no debería existir y que habría que extirpar, expulsar, borrarlo de la realidad.

En el caso argentino esta operación adquiere otra intensidad y realiza una nueva vuelta de tuerca: no se odia a los opositores, adversarios o enemigos, se odia al propio país que un buen día permitió que esos sectores existieran. Si bien en otras épocas se los quiso eliminar con los fusilamientos, los desaparecidos y el genocidio, no ha sido suficiente y por ello el odio se da en una velocidad extrema.

¿Que es lo que asegura el odio, cuál es su ventaja primordial? Tal como demostró Freud el odio insultante es un gran cohesionador de grandes grupos sin pasar por el dificultoso trámite de los argumentos. Los argumentos conllevan cierta posibilidad dialéctica, el odio solo quiere destruir. El odio amalgama a distintos seres, que se desresponsabilizan de ellos mismos odiando a un objeto exterior que existe solo como blanco de las imputaciones. La cuestión es que hay mucha gente que no quiere saber nada de su responsabilidad frente a la historia y el odio es su coartada perfecta: las almas inocentes constituyen la audiencia de los depredadores. Destaquemos que las derechas europeas radicalizadas no han llegado tan lejos, no se han permitido aún odiar a su propia nación.

El trayecto final y seguro del odio es la pulsión de muerte, que esconde distintas paradojas, por ejemplo es capaz, en nombre del odio al otro, de destruir al país primero y luego a si mismos. La propia Vicepresidenta lo pronunció hace pocos días: no nos odian a nosotros, en definitiva odian al país.

Los segmentos de la población capturados por el odio no van a despertar de la hipnosis tanática porque se contraargumente racionalmente a las derechas. Aquí radica la raíz del problema. Hay que pensar en una operación distinta con respecto al despliegue caótico de odio y socavamiento de la nación.

Según el Maquiavelo recogido por Gramsci, el Príncipe (el Pueblo) debe elegir entre ser amado o inspirar Temor. Si pudiera con los dos afectos sería excelente, pero si no debe finalmente elegir el Temor, ese Temor que libera a la masa confundida del desorden en el que se encuentra por la ausencia de límites. Pero según el propio Gramsci, el Principe nunca puede hacerse odiar.

Recordemos que en Gramsci el Príncipe es la metáfora que unifica al Pueblo en la construcción de la República. Nunca hubo gobiernos tan democráticos en la Argentina como las últimas experiencias nacionales y populares.

Por ello la experiencia democrática exige más que nunca firmeza constitucional para que la escuchen e intervenir donde el límite debe ser planteado .

Dejá tu opinión

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Más en OPINIÓN

opinión-jorge majfud

De Cuba y Estados Unidos, tiranías y dictaduras

En 1997 un amigo cubano me dijo “Fidel es un dictador, mas no un tirano”. Estábamos en una provincia de Mozambique donde él trabajaba como médico y yo como arquitecto....

causa memorandum

Crónica de una infamia: Las claves detrás de la presentación de Cristina Kirchner

La red judicial para perseguir opositores armada por Cambiemos y la trama de complicidades que garantiza la impunidad de los que realizaron el atentado a la AMIA.

Opinion-Sandra Russo

La verdad de Cuba

Estamos un poco nerviosos, bastante chispeantes por la cerveza, y acabamos de hacer una pendejada, pero la única pendeja soy yo, que tengo 25. Ellos dos son mucho mayo...

opinión-jorge alemán

Cuba: Revolución y Democracia

No se puede pensar a la Democracia en términos esenciales y absolutos. Como si la Democracia se pudiera establecer desde sí misma sin ninguna historia que la preceda...

elecciones 2021

Cómo se posicionan oficialismo y oposición para la carrera electoral

Algunos consultores proyectan que la diferencia entre el FdT y Juntos el Cambio es similar a la de 2019; otros aseguran que hoy es dos o tres puntos más estrecha. 

opinión-Eduardo Aliverti

Quien quiera escuchar, que escuche

La semana pintó servida para deleitarse con traspiés y subrayados del grueso opositor. No es tan así, y aunque lo fuera vale interrogar si acaso esos aspectos son de i...

coordinación entre economía y el BCRA

El Central cerró la primera mitad del año con acumulación de reservas

El buen desempeño de la Secretaría de Finanzas en las licitaciones de deuda local permitieron reducir la emisión de dinero para cubrir los gastos del Tesoro.

opinión-josé pablo feinmann

La extrema derecha

Un fantasma recorre el mundo: el resurgimiento del nazi-fascismo. Son belicosos, altivos, bochincheros y claramente siguen las huellas de los nazi-fascistas del pasado...

opinión-Juan Carlos Tealdi

Contar muertos: La venalidad del lenguaje puesta en acto

En la narrativa tremendista de Juntos por el cambio todo vale. El lenguaje, casi siempre desprovisto de honestidad y lleno de abstracciones, como arma política.

Director Editorial: Gabriel Link
Diseño y Edición: Bruno Battistel
Radio FM Sur 90.1
Paso de los Libres, Corrientes, Argentina

© Copyright 2020 ContraPoder · Todos los derechos reservados · Registro DNDA en trámite